Publicado el Deja un comentario

Un misionero incansable

“Un hijo del Inmaculado Corazón de María es un hombre que incesantemente se dedica a encender el fuego del amor divino en el mundo. Nada lo detiene”.

(Antonio María Claret)

El 24 de octubre se celebra el día de san Antonio María Claret, fundador de los Misioneros Claretianos, hijos del Inmaculado Corazón de María. Se cumplen 149 años de su pascua.

Misionero incansable, dedicó su vida a difundir la Palabra de Dios, afrontando lo urgente, oportuno y eficaz de las diferentes situaciones y realidades.

En este mes misionero extraordinario, queremos destacar justamente ese aspecto más notorio de su vida.

“Por fin podía imitar a Jesús, el andariego de los caminos de Galilea. A ese Jesús que no tenía donde reclinar la cabeza y cuyo alimento consistía en hacer la voluntad del Padre que lo envió”.

“Yo entiendo que el Misionero Apostólico ha de sentirse siempre urgido por la salvación de los hombres. Y esto por una sencilla razón: el misionero es, debe ser, un hombre lleno de amor. Ser misionero es una manera apasionada de amar”.

(San Antonio María Claret – Emilio V. Mateu – Editorial Claretiana)

Hoy, en pleno siglo XXI, hay muchísimas maneras de ejercer la misión. Es más: somos una misión, nos dice el Papa Francisco.

Que, celebrando este día tan importante, podamos continuar tomando consciencia de nuestro carisma misionero, transformando la realidad desde el Evangelio y construyendo juntos el Reino de Dios.

El aporte de nuestros carismas y el trabajo en equipo, son dos claves fundamentales para esta Iglesia en salida y clave misionera.

“Que el padre Claret nos contagie su perspicacia evangelizadora para recorrer los nuevos caminos que hoy nos desafían”.

(P. Domingo Grillía – Director de Editorial Claretiana).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *