Publicado el Deja un comentario

UN MINUTO PARA VOLAR

Muchos lectores que utilizan para meditar mi libro Los cinco minutos del Espiritu Santo, me han dicho que, por falta de tiempo, lo utilizan solo los fines de semana o algunos días.

Por eso quise escribir este libro con un pensamiento muy breve que pueda ser leído por todos en un minuto o en pocos segundos. De esta manera, no les faltará todos los días un pequeño estímulo que les ayude a vivir mejor.

Porque estamos bombardeados por muchas cosas que nos vuelven consumistas, tristes, resentidos, egoístas. Entonces, es mejor que también nos bombardee cada día con una meditación sana y positiva que nos quede dando vueltas por la mente y por el corazón.

Es un minuto para “volar”. Eso no significa evadirse o escapar de la vida concreta. Al contrario. Son pensamientos que nos ayudan a meternos a fondo en los desafíos de la vida, sin dejar que las cosas negativas nos derriben y nos corten las alas. Son pensamientos para elevarse en medio de los compromisos y las tareas diarias, dándoles un sentido y una luz.

Así, junto con nosotros se elevan también nuestras actividades, nuestras relaciones, nuestros seres queridos. Porque cualquier pensamiento que nos estimule a orar o amar es algo que nos hace volar alto en lugar de arrastrarnos por el polvo.

Algunos días te tocará un pensamiento más breve. Si tienes tiempo, te puedes detener a meditarlo, a profundizarlo, a aplicarlo a tu vida. Si un día no tienes tiempo, y te toca un pensamiento más largo, entonces busca uno muy breve, léelo en pocos segundos, y trata de recordarlo a lo largo del día. Quizás te ayude a mejorar la calidad espiritual de tu vida.

No te dejes vencer, no te dejes abatir, no te dejes oprimir por malos sentimientos y por pensamientos dañinos. Mejor vuela y avanza.

Víctor Manuel Fernandez

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *