Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 9 de septiembre de 2020

Lc 6, 20-26: ¡Dichosos ustedes… Ay de ustedes!

Sta. María La Antigua Pedro Claver (1654) Primera lectura: 1Cor 7, 25-31 ¿Estás unido a una mujer? Salmo responsorial: Sal 44, 11-12.14-15.16-17

Dirigiendo la mirada a los discípulos, Jesús les decía: Felices los pobres, porque el reino de Dios les pertenece. 21Felices los que ahora pasan hambre, porque serán saciados. Felices los que ahora lloran, porque reirán. 22Felices cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y desprecien su nombre a causa del Hijo del Hombre. 23Alégrense y llénense de gozo, porque el premio en el cielo es abundante. Del mismo modo los padres de ellos trataron a los profetas. 24Pero, ¡ay de ustedes, los ricos, porque ya tienen su consuelo!; 25¡ay de ustedes, los que ahora están saciados!, porque pasarán hambre; ¡ay de los que ahora ríen!, porque llorarán y harán duelo; 26¡ay de ustedes cuando todos los alaben! Del mismo modo los padres de ellos trataron a los falsos profetas.

Comentario

Jesús sigue la ruta de lo débil, lo marginado; los límites humanos serán esa ventana para que Jesús pueda anunciar un mundo de bienaventuranzas en medio de la llaga social. Lo vulnerable se convierte así en el espacio donde el Reino de Dios entra y convierte nuestra pobreza, transformándola en la mayor riqueza de nuestras vidas: dichosos los pobres de Espíritu porque esa será la entrada triunfal donde Dios comience a reinar ofreciendo salvación en Jesús. Él dirige su mensaje a un público oyente y se esmera en definir la miseria y gloria del corazón humano. Su proyecto se inclina por el cuidado de la vida a partir de lo que se encuentra débil y marginado, Él ha encarnado esas bienaventuranzas en su propia vida y las propone como camino para la fraternidad. Se opone a aquellos que se precian de tenerlo todo y están acomodados en la vida, pero también distraídos por este mundo. ¿Estamos dispuestos a testimoniar estos valores renunciando al poder que oprime y esclaviza?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *