Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 10 de noviembre de 2020

Lc 17, 7-10: Hemos cumplido nuestro deber

León Magno (461) Primera lectura: Tit 2, 1-8.11-14 Lleven una vida digna Salmo responsorial: Sal 36, 3-4.18 y 23.27 y 29

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Supongamos que uno de ustedes tiene un sirviente arando o cuidando los animales, cuando éste vuelva del campo, ¿le dirá que pase en seguida y se ponga a la mesa? 8 ¿No le dirá más bien: prepárame de comer, ponte el delantal y sírveme mientras como y bebo, después comerás y beberás tú? 9 ¿Tendrá aquel señor que agradecer al sirviente que haya hecho lo mandado? 10Así también ustedes: cuando hayan hecho todo lo mandado, digan: Somos simples sirvientes, solamente hemos cumplido nuestro deber.

Comentario

Históricamente hablando ni Jesús ni Pablo abolieron la institución de la esclavitud. Sin embargo, a través de sus escritos, es posible que ambos vislumbraran nuevas relaciones más “igualitarias” entre esclavos creyentes y cristianos libertos. Posiblemente algunos esclavos tomaron en serio tanto el mensaje de Jesús como el de Pablo, y comenzaron a crear hogares alternativos en los que todos eran: “hermanos y hermanas”. En Lucas 12, 37 leemos: dichosos los esclavos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los esclavos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a servirles. En el evangelio de hoy, Jesús espera de sus discípulos/esclavos hacer de su servicio ordinario algo extraordinario. Llama la atención que, a través del servicio del esclavo, este pueda sentarse después a la mesa a comer y a beber (cosa inaceptable en la cultura grecorromana). Con esta acción simbólica toda persona por medio de su trabajo sencillo y ordinario puede sentarse a la mesa de Jesús.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *