Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 9 de marzo de 2020

Lc 6, 36-38: Perdonen y serán perdonados

Francisca Romana (1440) Primera lectura: Dn 9, 4b-10 Hemos pecado Salmo responsorial: Sal 78, 8.9.11.13

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Sean compasivos como es compasivo el Padre de ustedes. 37No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados. Perdonen y serán perdonados. 38Den y se les dará: recibirán una medida generosa, apretada, sacudida y rebosante. Porque con la medida que ustedes midan serán medidos.

Comentario

Jesús nos invita a vivir un amor generoso y universal que haga posible otro modelo de humanidad, capaz de construir una nueva sociedad. La invitación, concreta de Jesús, es a vivir un amor que vaya configurando al cristiano con la forma de ser del Padre Dios. La compasión, el no juzgar, el no condenar, el perdonar y el dar… son características de Jesús y de su Padre. Por eso Él quiere que todos los que lo sigan asuman esas características y las coloquen como realidades dinamizadoras de la existencia. Esas características, que Jesús propone, son en definitiva una regla de oro que puede vivir toda persona, hombre o mujer, de buena voluntad, en cualquier pueblo, cultura o religión. ¿Estamos dispuestos a vivir según éstas exigencias? ¿Seriamos capaces de aprender a vivir como Dios, para llenar el mundo de más humanidad? Aprendamos a vivir tan humanamente que cuándo los demás nos miren, vean a Dios mismo a través de nuestras vidas. La cuaresma es el tiempo propicio para dar ese cambio profundo en la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *