Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 9 de junio de 2020

Mt 5, 13-16: Ustedes son sal y luz

Efrén (373) Primera lectura: 1Re 17, 7-16 El cántaro no se vació Salmo responsorial: Sal 4, 2-3.4-5.7-8

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Ustedes son la sal de la tierra: si la sal se vuelve sosa, ¿con qué se le devolverá su sabor? Sólo sirve para tirarla y que la pise la gente. 14Ustedes son la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad construida sobre un monte. 15No se enciende una lámpara para meterla en un cajón, sino que se pone en el candelero para que alumbre a todos en la casa. 16Brille igualmente la luz de ustedes ante los hombres, de modo que cuando ellos vean sus buenas obras, glorifiquen al Padre de ustedes que está en el cielo.

Comentario

El texto evangélico de hoy está dirigido a las comunidades que tienen espíritu de pobres, a aquellos que luchan por la justicia. Y las imágenes que Jesús usa son fácilmente comprensibles para los oyentes del Sermón del Monte: sal y luz En cualquier casa de Israel había sal que era usada para condimentar los alimentos y también para conservarlos. Jesús afirma que sus seguidores tienen la misión de dar sabor al mundo, conservarlo y cambiarlo en su lucha por la justicia. Si no cumplen con su misión, no sirven para nada, son como la sal que ha perdido su sabor. Las casas pobres en Palestina consistían en una sola habitación y generalmente tenía una sola lámpara que iluminaba todo. Los discípulos están llamados a iluminar la sociedad denunciando las injusticias y si no responden a este llamado son como una luz apagada. Jesús nos recuerda que la misión de ser sal y luz no es para nuestro propio beneficio, sino para la mayor gloria de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *