Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 9 de julio de 2021

Mt 10, 16-23: El Espíritu hablará por ustedes

Ntra. Sra. de Chiquinquirá Paulina del C. A. de Jesús (1942) Gn 46, 1-7.28-30: Puedo morir en paz Salmo 36: El Señor es quien salva a los justos

En aquel tiempo dijo Jesús a los apóstoles: Miren, yo les envío como ovejas en medio de lobos: sean astutos como serpientes y sencillos como palomas. 17¡Cuidado con la gente!, porque les entregarán a los tribunales y los azotarán en sus sinagogas. 18Les harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y los paganos. 19Cuando les entreguen, no se preocupen por lo que van a decir; 20pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre hablará por ustedes. 21Un hermano entregará a la muerte a su hermano, un padre a su hijo; se rebelarán hijos contra padres y los matarán. 22Serán odiados por todos a causa de mi nombre. Quien resista hasta el final se salvará. 23Cuando les persigan en una ciudad, escapen a otra; les aseguro que no habrán recorrido todas las ciudades de Israel antes de que venga el Hijo del Hombre.

Comentario

Sigue Jesús dando instrucciones para ser discípulos suyos. Queda claro en su evangelio el estilo de vida que deben asumir esos seguidores en la aventura de anunciar el proyecto del Reino. Queda claro ese mensaje. Deben anunciar la Paz, el Shalom bíblico que anuncia el rostro nuevo de Dios que experimentó Jesús y un programa de vida y de felicidad. ¿Por qué ahora Jesús insiste en otro aspecto desconcertante de ese proyecto misionero y por qué anuncia la persecución, incluso la muerte, que van a experimentar sus discípulos? Es porque esta tarea evangelizadora tiene su centro en la justicia del Reino. Los discípulos anuncian un mundo diametralmente opuesto a las estructuras idolátricas que se han instalado en la historia. Hay demasiados lobos rapaces matando, destruyendo vidas inocentes. Esta iniciativa evangelizadora choca diametralmente con ese modelo de mundo. Y es ahí en el tiempo de la persecución donde el Espíritu de Dios actúa insinuando palabras nuevas. Y con la huida causada por la persecución la fe se extenderá por todo el orbe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *