Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 9 de diciembre de 2019

Lc 1, 26-38: Alégrate, el Señor está contigo

Inmaculada Concepción Primera lectura: Gn 3, 9-15.20 Establezco hostilidades entre ustedes Salmo responsorial: Sal 97, 1-4 Segunda lectura: Ef 1, 3-6.11-12 Nos eligió en Cristo

En aquel tiempo envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, 27a una virgen prometida a un hombre llamado José, de la familia de David; la virgen se llamaba María. 28Entró el ángel a donde estaba ella y le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. 29Al oírlo, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué clase de saludo era aquel. 30El ángel le dijo: No temas, María, que gozas del favor de Dios. 31Mira, concebirás y darás a luz un hijo, a quien llamarás Jesús. 32Será grande, llevará el título de Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, 33para que reine sobre la Casa de Jacob por siempre y su reino no tenga fin. 34María respondió al ángel: ¿Cómo sucederá eso si no convivo con un hombre? 35El ángel le respondió: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el consagrado que nazca llevará el título de Hijo de Dios. 36Mira, también tu pariente Isabel ha concebido en su vejez, y la que se consideraba estéril está ya de seis meses. 37Pues nada es imposible para Dios. 38Respondió María: Yo soy la servidora del Señor: que se cumpla en mí tu palabra. El ángel la dejó y se fue.

Comentario

La teología de la elección divina, individual o comunitaria, comporta la idea de una misión a cumplir; la responsabilidad derivada de aceptar el encargo es tremenda, pues de su cumplimiento pende la realidad de la salvación de una comunidad o pueblo. También sabemos que la idea de la elección alimenta una conciencia de clase y privilegio que se convierte en opresora. Los elegidos por la divinidad se colocan por encima de todos, con todos los derechos de su lado y nulos deberes a cumplir. Los elegidos son diferentes. La fe cristiana, sin embargo, desmonta esa manera de pensar, gracias a la muerte de Jesús, el elegido de Dios. En esta línea, todo discípulo de Jesús tiene conciencia de ser elegido por Dios desde que inicia su proceso bautismal; ha sido elegido para ser otro Cristo: cristiano. La misión recibida hay que avanzarla día a día, “de pensamiento, palabra, y obra”, con la radical humildad de María Inmaculada, con el único privilegio que da la cruz de Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *