Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 9 de agosto de 2021

Mt 17, 22-27: Lo matarán, pero resucitará

Teresa Benedicta de la Cruz, mártir (1942) Cándida María de Jesús (1912) Dt 10, 12-22: Amarán al forastero Salmo 147: Glorifica al Señor, Jerusalén

Mientras paseaban juntos por Galilea, Jesús les dijo a sus discípulos: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres 23que le darán muerte. Pero al tercer día resucitará. Ellos se entristecieron profundamente. 24Cuando llegaron a Cafarnaún, los recaudadores de impuestos se acercaron a Pedro y le dijeron: ¿El maestro de ustedes no paga los impuestos? 25Pedro contestó: Sí. Cuando entró en casa, Jesús se le adelantó y le preguntó: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran impuestos?, ¿de los hijos o de los extraños? 26Contestó que de los extraños y Jesús le dijo: Eso quiere decir que los hijos quedan libres de pagar. 27Pero para no dar motivo de escándalo, ve al lago, echa un anzuelo y al primer pez que pique sácalo, ábrele la boca y encontrarás una moneda. Tómala y paga por mí y por ti.

Comentario

Este día encontramos una invitación del evangelista para todos nosotros, bautizados y enviados, a solucionar pacíficamente cualquier diferencia que pudiera existir en la manera de entender el mensaje cristiano. Jesús expresa respeto y paga el impuesto. Jesús hizo muchas cosas a las que, por su calidad de Hijo, no estaba obligado; sin embargo, para que su libertad no ofendiera el sentir común, paga el impuesto que tenía también un significado religioso. Ante ciertos deberes sociales o políticos, el ejemplo de Jesús nos enseña que obedecer con libertad y no por miedo o servilismo es como colaborar y pagar un justo impuesto a la convivencia humana. Nos enseña a saber cumplir, como cristianos que estamos en el mundo sin ser de Él, de manera coherente, los deberes sociales y políticos de las sociedades en las que nos desenvolvemos. ¿Cómo cumples tus deberes sociales y religiosos? ¿Eres motivo de escándalo o testimonio agradable al Señor?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *