Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 8 de octubre de 2020

Lc 11, 5-13: Pidan y se les dará

Demetrio de Tesalónica (306) Primera lectura: Gál 3, 1-5 ¿Recibieron el Espíritu? Salmo responsorial: Interleccional Lc 1, 69-75

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Supongamos que uno tiene un amigo que acude a él a media noche y le pide: Amigo, préstame tres panes, 6 que ha llegado de viaje un amigo mío y no tengo qué ofrecerle. 7 El otro desde dentro le responde: No me vengas con molestias; estamos acostados yo y mis niños; no puedo levantarme a dártelo. 8 Les digo que, si no se levanta a dárselo por amistad, se levantará a darle cuanto necesita para que deje de molestarlo. 9 Y yo les digo: Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá, 10porque quien pide recibe, quien busca encuentra, a quien llama se le abre. 11¿Qué padre entre ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? O, si le pide pescado, ¿le dará en vez de pescado una culebra? 12O, si pide un huevo, ¿le dará un escorpión? 13Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!

Comentario

Nos sigue resonando el diálogo sostenido entre el doctor de la ley y Jesús de Nazaret sobre las normas. En esta ocasión, Pablo expone a los cristianos de Galacia el tema principal de la carta, precisamente la relación entre la Ley y el Espíritu. La ley era el corazón de la religión judaica y llevaba a la observancia. El Espíritu representa la vida nueva que los cristianos reciben de Dios que, librándolos de la esclavitud de la ley, los abre al amor de Dios y a la posibilidad de una ética diferente. Situación nada fácil, porque muchos cristianos provenían del judaísmo y estaban acostumbrados a la observancia. Una de las características de la oración, en la enseñanza de Jesús, es la insistencia que nace de la confianza. Jesús deja entrever que Dios no es un juez, sino amigo y padre que, sin duda, atenderá la súplica que se le haga. Un buen ejemplo de cómo el amor de Dios, expresado entre seres humanos, está por encima de la ley. ¿Cómo cultivas la oración en tu comunidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *