Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 8 de enero de 2021

Lc 5, 12-16: En seguida le dejó la lepra

Severino (482) 1Jn 5, 5-13: Testigos, el Espíritu, el agua y la sangre Salmo 147: Demos gracias y alabemos al Señor

Mientras Jesús se encontraba en un pueblo se presentó un leproso; el cual, viendo a Jesús, cayó rostro en tierra y le suplicaba: – Señor, si quieres, puedes sanarme. Extendió la mano y le tocó, diciendo: – Lo quiero, queda sano. Al instante se le fue la lepra. Y Jesús le ordenó: – No se lo digas a nadie. Ve a presentarte al sacerdote y, para que le conste, lleva la ofrenda de tu sanación establecida por Moisés. Su fama se difundía, de suerte que una gran multitud acudía a escucharlo y a sanarse de sus enfermedades. Pero él se retiraba a lugares solitarios a orar.

Comentario

El leproso en el Antiguo Testamento era culturalmente impuro. La lepra era una enfermedad considerada como un castigo de Dios y relacionada probablemente con un castigo especial por los pecados. Solo una intervención de Dios podía curarla. La estrecha conexión entre la llamada a los primeros discípulos y la curación de un leproso parece muy significativa. Lucas propone a su comunidad, y a través de ella a todos nosotros, la tarea de incorporar a la comunidad humana o eclesial a todos los que por un motivo u otro han sido excluidos por los hombres. La curación realizada por Jesús es la respuesta a una confesión de fe del leproso, que expresa el reconocimiento de su poder para curar y tiene una incidencia en su actitud corporal (rostro en tierra). Este milagro no hace más que extender la fama de Jesús. Por eso grandes muchedumbres acuden para escuchar su palabra y beneficiarse de sus curaciones. Pero como ocurre en otras ocasiones, Jesús se retira al desierto para orar; la fuerza de su palabra y de su poder de curación provienen de su familiaridad con el Padre. La práctica de Jesús hace posible que todos nos sintamos llamados e invitados a ponernos en actitud de su seguimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *