Publicado el 1 comentario

Evangelio del día y comentario – 8 de agosto de 2020

Mt 17, 14-20: Si tuvieran fe, nada les sería imposible

María MacKillop (1909) Domingo de Guzmán, fundador (1221) Primera lectura: Hab 1, 12–2, 4 El justo vivirá por su fe Salmo responsorial: Sal 9, 8-13

En aquel tiempo, cuando volvieron a donde estaba la gente, un hombre se le acercó, se arrodilló ante Jesús 15y le dijo: Señor, ten compasión de mi hijo que es epiléptico y sufre horriblemente. Muchas veces se cae en el fuego o en el agua. 16Se lo he traído a tus discípulos y no han podido sanarlo. 17Respondió Jesús: ¡Qué generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes y soportarlos? Tráiganmelo aquí. 18Jesús reprendió al demonio, y éste abandonó al muchacho que desde aquel momento quedó sano. 19Entonces los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no pudimos expulsarlo? 20Él les contestó: Porque ustedes tienen poca fe. Les aseguro que, si tuvieran la fe del tamaño de una semilla de mostaza, dirían a aquel monte que se trasladara allá, y se trasladaría. Y nada sería imposible para ustedes.

Comentario

Después de la transfiguración, se acerca a Jesús un papá que tiene a su hijo enfermo de epilepsia. En esa época, esta enfermedad era atribuida a fuerzas malignas superiores a la capacidad humana en donde los discípulos expresan su incapacidad para curarlo por su poca fe. En el relato se presenta una doble curación: la del joven de su enfermedad y los discípulos de su fe incierta. Cuando se habla de “poca fe”, no se hace alusión a las encrucijadas de la fe por las que todos pasamos, es a la fe débil donde reina la duda por el escándalo de la cruz. En la expresión “si tuvieras fe como un grano de mostaza”, Jesús invita a sus discípulos a vencer la incredulidad. La realidad actual necesita de los milagros de la solidaridad y del compartir, y para mover esas realidades de dolor de nuestro pueblo, es urgente una fe viva que nos una a Cristo para curar esas realidades que lastiman a la sociedad. ¿Cómo nuestra unión con Jesús nos cura del mal de la indiferencia?

1 comentario en “Evangelio del día y comentario – 8 de agosto de 2020

  1. Todo lo puedo en aquel que me conforta….querer que sea Él que nos conforte…descubrirlo en nosotros, nos despierte a la Vida, y ser todos con todos….seremos curados de lo que nos ata y la fé despertará por añadidura…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *