Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 8 de agosto de 2019

Flyer

Mt 16, 13-23: Te daré las llaves del Reino

María Mackillop (1909) / Domingo de Guzmán, fundador (1221)
Primera Lectura: Nm 20, 1-13 Ábreles la fuente de agua / Salmo responsorial: Sal 94, 1-2. 6-7. 8-9

En aquel tiempo, cuando llegó Jesús a la región de Cesárea de Filipos, preguntó a los discípulos: ¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre? Ellos contestaron: Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, que es Elías; otros, Jeremías o algún otro profeta. Él les dijo: Y ustedes, ¿quién dicen que soy? Simón Pedro respondió: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo. Jesús le dijo: ¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre del cielo! Pues yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra construiré mi Iglesia, y el imperio de la muerte no la vencerá. A ti te daré las llaves del reino de los cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo; lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo. Entonces les ordenó que no dijeran a nadie que él era el Mesías. A partir de entonces Jesús comenzó a explicar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén, padecer mucho por causa de los ancianos, sumos sacerdotes y letrados, sufrir la muerte y al tercer día resucitar. Pedro se lo llevó aparte y se puso a reprenderlo: ¡Dios no lo permita, Señor! No te sucederá tal cosa. Él se volvió y dijo a Pedro: ¡Aléjate, Satanás! Quieres hacerme caer. Piensas como los hombres, no como Dios.

Comentario

La pregunta de Jesús tiene dos niveles. El primero es impersonal. ¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre? Para responder a esta pregunta no se necesita un conocimiento personal de Jesús. Aquí cualquiera puede responder. Aplicando esto a nuestro aquí y ahora podemos decir que esta pregunta se responde leyendo un libro de religión, catequesis o viendo una película que hable de la vida del Señor. Es una respuesta aprendida, escuchada, impersonal. Los discípulos y nosotros podemos decir lo que hemos oído decir a la gente. El segundo es personal. ¿Y ustedes, quién dicen que soy? Ahora la pregunta es directa, pide una respuesta que salga desde el corazón, es una pregunta que solo se puede hacer a un amigo en quien se confía. Una pregunta que exige un conocimiento personal de Jesús y donde no son válidas las respuestas de los demás. Deseo que te consideres dichoso, como Jesús consideró a Pedro, por la respuesta que puedas darle al Maestro este día. Jesús hoy te pregunta: “¿Quién dices que soy yo?”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *