Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 7 de septiembre de 2019

Lc 6, 1-5: ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?

Regina, mártir (s. VIII) Primera lectura: Col 1, 21-23 Dios los ha reconciliado Salmo responsorial: Sal 53, 3-4. 6. 8

Un sábado en que atravesaba unos campos de trigo, los discípulos de Jesús arrancaban espigas, las frotaban con las manos y comían el grano. 2 Unos fariseos les dijeron: ¿Por qué hacen en sábado una cosa prohibida? 3 Jesús les contestó: ¿No han leído lo que hizo David con sus compañeros cuando estaban hambrientos? 4 Entró en la casa de Dios, tomó los panes consagrados, que pueden comer solo los sacerdotes, comió y los compartió con sus compañeros. 5 Y añadió: El Hijo del Hombre es Señor del sábado.

Comentario

Con la libertad en la que los ha formado Jesús, los discípulos arrancan espigas para comer, aún sabiendo que es el día de descanso sabático. Jesús responde a las críticas de los fariseos con una cita del Antiguo Testamento, mencionando que por hambre David violó la ley. Lo mismo hicieron sus discípulos. No se puede coartar la libertad del ser humano y menos en el nombre de Dios. Más allá de este argumento escriturístico, Jesús está cambiando la concepción tradicional del sábado, el cual pasa de ser el día consagrado a Dios a ser el día consagrado al bien del ser humano. Ninguna ley está por encima de la vida y la dignidad de las personas. Jesús se coloca como Señor del sábado, esto es, como Señor de la vida. Las normas y las leyes son necesarias para garantizar la convivencia humana, solo que muchas de ellas han sido creadas para favorecer los intereses de los poderosos. Toda ley que atente contra la vida humana y ecológica debe ser rechazada en el nombre de Jesús de Nazaret.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *