Publicado el 2 comentarios

Evangelio del día y comentario – 7 de octubre de 2019

Lc 10, 25-37: ¿Quién es mi prójimo?

Ntra. Sra. del Rosario Primera lectura: Jon 1, 1–2, 1-11 Se levantó Jonás para huir Interleccional: Jon 2, 3-5. 8

En aquel tiempo un doctor de la ley se levantó y, para poner a prueba a Jesús, le preguntó: Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? 26Jesús le contestó: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué es lo que lees? 27Respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, con toda tu mente, y al prójimo como a ti mismo. 28Entonces le dijo: Has respondido correctamente: obra así y vivirás. 29Él, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? 30Jesús le contestó: Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó. Tropezó con unos asaltantes que lo desnudaron, lo hirieron y se fueron dejándolo medio muerto. 31Coincidió que bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verlo, pasó de largo. 32Lo mismo un levita, llegó al lugar, lo vio y pasó de largo. 33Un samaritano que iba de camino llegó a donde estaba, lo vio y se compadeció. 34Le echó aceite y vino en las heridas y se las vendó. Después, montándolo en su cabalgadura, lo condujo a una posada y lo cuidó. 35Al día siguiente sacó dos monedas, se las dio al dueño de la posada y le encargó: Cuida de él, y lo que gastes de más te lo pagaré a la vuelta. 36¿Quién de los tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los asaltantes? 37Contestó: El que lo trató con misericordia. Y Jesús le dijo: Ve y haz tú lo mismo.

Comentario

El relato comienza con una pregunta a Jesús: “¿Qué he de hacer para recibir en herencia la vida eterna?” La respuesta de Jesús está orientada al querer de Dios, amar a Dios implica una responsabilidad con el prójimo. Para los judíos el prójimo era el que pertenecía a un clan próximo, a lazos de raza o de sangre. Jesús ilustra su respuesta con una situación límite, un hombre a punto de morir que necesita ayuda, y al que darle la mano implicaba poner en riesgo la propia vida corriendo la misma suerte del hombre asaltado y cambiar los planes de viaje en pleno desierto. Los dos primeros viajeros pasaron de largo. El tercer viajero actúa de manera ejemplar, pone todos los bienes que tiene a disposición: tiempo, dinero, cabalgadura y rompe con las diferencias con los judíos. Es decir, el samaritano ayuda al enemigo y tiene compasión. El prójimo es el que se hace solidario en situaciones que menguan la vida. ¿De qué personas me he hecho samaritano?

2 comentarios en “Evangelio del día y comentario – 7 de octubre de 2019

  1. Yo diría de cuántas personas me faltan hacerme Samaritano corriendo riesgos sin importarme el que dirán.Debemos ponernos un poco en el lugar de Jesús imitarlo todos los días un poco más.

    1. Hola Karina. Muy buena la actualización que hacés sobre el Evangelio de hoy. Gracias por el comentario y sigamos adelante en la imitación de Jesús. Saludos y bendiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *