Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 7 de julio de 2021

Mt 10, 1-7: Vayan a las ovejas de Israel

Fermín, mártir (s. IV) Gn 41, 55-57; 42:5-7a.17-24a: Estamos pagando el delito Salmo 32: Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti

En aquel tiempo, Jesús llamó a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos, para expulsarlos y para sanar toda clase de enfermedades y dolencias. 2 Éstos son los nombres de los doce apóstoles: primero Simón, de sobrenombre Pedro, y Andrés su hermano; Santiago de Zebedeo y su hermano Juan; 3 Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el recaudador de impuestos; Santiago de Alfeo y Tadeo; 4 Simón el cananeo y Judas Iscariote, el que también le traicionó. 5 A estos doce los envió Jesús con las siguientes instrucciones: No se dirijan a países de paganos, no entren en ciudades de samaritanos; 6 vayan más bien a las ovejas descarriadas de la Casa de Israel. 7 Y de camino proclamen que el Reino de los cielos está cerca.

Comentario

Este Jesús que ha experimentado la situación que vive el pueblo, como ovejas sin pastor, organiza un movimiento de discípulos a quienes les da el título de apóstoles. Le interesa hacerlo con una gran fuerza simbólica, recuperando la memoria de lo mejor de la historia de su pueblo, cuando liberado de la esclavitud de Egipto se organizó en doce tribus unidas en alianza para repartir la tierra y celebrar juntos la liberación del Dios del Éxodo. Por eso ahora escoge a doce discípulos porque desea organizar una nueva alianza, ya no de sangre o de raza, o de ideas nacionalistas, sino como un germen de una humanidad nueva para expulsar los espíritus inmundos, las mentiras de los sistemas idolátricos del mundo y para ir curando dolencias. Los va nombrando de dos en dos, para indicar que deben trabajar en equipo. Sin protagonismos excluyentes. Son escogidos del pueblo mismo. No necesitan credenciales especiales, o títulos universitarios, solo necesitan vivir la vida alternativa del Evangelio que anuncia Jesús.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *