Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 7 de enero de 2021

Lc 4, 14-22a Hoy se cumple esta Escritura

Raimundo de Peñafort (1275) 1Jn 4, 19–5, 4: Quien ama a Dios, ame también a su hermano Salmo 71: Que te adoren, Señor, todos los pueblos

Impulsado por el Espíritu, Jesús volvió a Galilea, y su fama se extendió por toda la región. Enseñaba en sus sinagogas, y era respetado por todos. Fue a Nazaret, donde se había criado, y según su costumbre entró un sábado en la sinagoga y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías. Lo abrió y encontró el texto que dice: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido para que dé la Buena Noticia a los pobres; me ha enviado a anunciar la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos, para proclamar el año de gracia del Señor. Lo cerró, se lo entregó al ayudante y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Él empezó diciéndoles: – Hoy, en presencia de ustedes, se ha cumplido este pasaje de la Escritura. Todos lo aprobaban, y estaban admirados por aquellas palabras de gracia que salían de su boca.

Comentario

Jesús lee y comenta la lectura, tomada del profeta Isaías. La expresión “encontró el texto” parece significar más bien que el propio Jesús busca expresamente el pasaje: Is 61. Este habla de proclamar el año de gracia del Señor, el día de desquite de nuestro Dios. El relato de Lucas continúa con escueto grafismo: Jesús cerró el libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. La reacción de los presentes es de expectación y de prevención contra Jesús, y no de estima y de confianza hacia Él, como a menudo se dice. El comentario de Jesús al pasaje leído es breve y enfático. Resalta la posición enfática del “hoy”. Lo proclamado por el profeta quinientos años atrás tiene su cumplimiento ahora. Jesús hace suyo aquel mensaje, le da cumplimiento cabal. La omisión de la frase referente al desquite de nuestro Dios ha sido intencionada. Jesús no sabe nada de venganzas y desquites de Dios. Lucas, un autor con una metodología de trabajo rigurosa, quiere completar y garantizar la instrucción cristiana básica y rudimentaria de los recién bautizados. En esta línea empieza presentando la enseñanza de Jesús como dando cumplimiento al mensaje de gracia acumulado a lo largo del Antiguo Testamento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *