Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 7 de diciembre de 2019

Mt 9, 35-38–10, 1.5a.6-8: Al ver a las gentes, se compadecía

Ambrosio (397) Primera lectura: Is 30, 19-21.23-26 Se apiadará de tu gemido Salmo responsorial: Sal 146, 1-6

En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del reino y sanando toda clase de enfermedades y dolencias. 36Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque estaban maltratados y abatidos, como ovejas sin pastor. 37Entonces dijo a los discípulos: La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. 38Rueguen al dueño de los campos que envíe trabajadores para su cosecha. 10 1 Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos, para expulsarlos y para sanar toda clase de enfermedades y dolencias. 6 Vayan más bien a las ovejas descarriadas de la Casa de Israel. 7 Y de camino proclamen que el reino de los cielos está cerca. 8 Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien a los leprosos, expulsen a los demonios. Gratuitamente han recibido, gratuitamente deben dar.

Comentario

El profeta mira la situación apretada del pueblo como algo necesario. Lo invita a contentarse con lo suficiente y a vivir rectamente. Se trata de un aprendizaje o discipulado en la austeridad; a nadie le agrada esto, y menos aún al sistema de mercado que nos tiene seducidos. La austeridad no es lo nuestro. En una época en la que los bienes parecen inagotables, el consumismo es la divisa: “Vales lo que consumes”. Sabemos que el consumo consume y que la gente mejor no es la que posee las mejores cosas, sino la que mejor aprecia lo que tiene. Con todo, hay una fe ciega en el mercado y una resistencia casi invencible a la moderación y a la temperancia. ¿Habrá modo de educarnos en compartir los bienes y vivir austeramente? El profeta habla de lo gratuito: la lluvia. Ella es como la gracia divina que produce resultados inesperados: días luminosos y cosechas abundantes para todos. ¿Promovemos la austeridad y la gratuidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *