Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 7 de agosto de 2021

Mt 17, 14-20: Si tuvieran fe, nada les sería imposible

Cayetano, fundador (1547) Sixto, papa y mártir (258) Dt 6, 4-13: Amarás al Señor tu Dios Salmo 17: Yo te amo, Señor, mi fuerza

En aquel tiempo, cuando volvieron a donde estaba la gente, un hombre se le acercó, se arrodilló ante Jesús 15y le dijo: Señor, ten compasión de mi hijo que es epiléptico y sufre horriblemente. Muchas veces se cae en el fuego o en el agua. 16Se lo he traído a tus discípulos y no han podido sanarlo. 17Respondió Jesús: ¡Qué generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes y soportarlos? Tráiganmelo aquí. 18Jesús reprendió al demonio, y éste abandonó al muchacho que desde aquel momento quedó sano. 19Entonces los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no pudimos expulsarlo? 20Él les contestó: Porque ustedes tienen poca fe. Les aseguro que, si tuvieran la fe del tamaño de una semilla de mostaza, dirían a aquel monte que se trasladara allá, y se trasladaría. Y nada sería imposible para ustedes.

Comentario

Es mucha la angustia para la familia cuando hay un hijo enfermo. El testimonio de fe de este padre nos debe contagiar. El texto dice que se acerca a Jesús, se arrodilla frente a Él y le pide compasión hacia su hijo. El hombre describe el padecimiento de su hijo con unas palabras que conmueven a Jesús: mi hijo “sufre horriblemente”. El hombre había agotado los medios posibles y los discípulos no pudieron ayudarlo. Ahora él estaba, frente a frente, con el Maestro y no vacila… Su fe hizo posible el milagro aquella tarde en Galilea. Los discípulos que han recorrido largos caminos con Jesús y lo vieron hacer milagros no lograron sanar a esta persona. Profesar nuestra fe en Jesús no es garantía de ser verdadero discípulo. Es la fe en Jesús y su poder lo que hacen posible lo imposible. Si tuviéramos fe suficiente habríamos cambiado la geografía del mundo. ¿Cómo manifiestas tu fe? ¿El sufrimiento ha hecho crecer tu fe? ¿Te consideras una semilla de mostaza?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *