Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 6 de octubre de 2021

Lc 11, 1-4: Señor, enséñanos a orar

Una vez estaba Jesús en un lugar orando. Cuando terminó, uno de los discípulos le pidió: Señor, enséñanos a orar como Juan enseñó a sus discípulos. 2 Jesús les contestó: Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino; 3 el pan nuestro de cada día danos hoy; 4 perdona nuestros pecados como también nosotros perdonamos a todos los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación.

Reflexión

Con frecuencia san Lucas describe a Jesús de Nazaret orando, en intimidad con Dios. De hecho, lo central de la experiencia bíblica es el acontecimiento de un Dios personal, libre y amorosamente comprometido con la aventura humana, que culmina en el «Abbá» de Jesús, como fuente entrañable de confianza filial y aliento de profético. En este sentido, llamar a Dios «Abbá», santificar su nombre y rogar el advenimiento del Reino, expresan la esperanza del pueblo de Dios, vinculando el sentido salvífico con el quehacer político, porque es en lo profundo de lo humano donde acontece su voluntad. En cambio, los siguientes ruegos refieren a las necesidades de rehabilitación de la comunidad, urgida de sostenibilidad, reconciliación, perdón y discernimiento. Perder la profundidad del «Abbá» de la praxis orante, sanante y liberadora de Jesús, “sería no solo una pérdida irreparable para el cristianismo, sino que privaría a las demás religiones, y a la misma humanidad, de su oferta más esencial” como dice Andrés Torres. ¿Somos cristianos que promueven la solidaridad y responsabilidad activa con la humanidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *