Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 6 de octubre de 2019

Lucas 17, 3b-10: Si tuvieran fe como una semilla de mostaza

27o Ordinario María Rosa Durocher, fundadora (1849) Bruno, fundador (1101) 6 Primera lectura: Hab 1, 2-3; 2, 2-4 El justo vivirá por su fe Salmo responsorial: Sal 94, 1-2. 6-9 Segunda lectura: 2Tim 1, 6-8.13-14: No te avergüences de dar testimonio

Dijo el Señor a sus discípulos: si tu hermano peca, repréndelo; si se arrepiente, perdónalo. 4 Si siete veces al día te ofende y siete veces vuelve a ti diciendo que se arrepiente, perdónalo. 5 Los apóstoles dijeron al Señor: Auméntanos la fe. 6 El Señor dijo: Si tuvieran fe como una semilla de mostaza, dirían a esta morera: Arráncate de raíz y plántate en el mar, y les obedecería. 7 Supongamos que uno de ustedes tiene un sirviente arando o cuidando los animales, cuando este vuelva del campo, ¿le dirá que pase en seguida y se ponga a la mesa? 8 No le dirá más bien: prepárame de comer, ponte el delantal y sírveme mientras como y bebo, después comerás y beberás tú. 9 ¿Tendrá aquel señor que agradecer al sirviente que haya hecho lo mandado? 10Así también ustedes: cuando hayan hecho todo lo mandado, digan: Somos simples sirvientes, solamente hemos cumplido nuestro deber.

Comentario

El contexto de la primera lectura, es el ataque a Jerusalén por parte de los babilonios. El pueblo se pregunta por qué Dios los abandonó. El profeta se sincera, pide explicaciones y Dios le responde. Las preguntas que se exponen son: “¿Hasta cuándo Señor pediré auxilio sin que me escuches? ¿Hasta cuándo te gritaré ¡Violencia!, sin que me salves? ¿Por qué me haces ver crímenes, me enseñas injusticias, me pones delante violencia y destrucción, y surgen discordias y se alzan contiendas?” Viene la respuesta divina con una connotación alentadora: “¡No todos caerán! ¡Israel no debe temer!” La palabra del Señor es sincera, aun cuando pareciera que llegara tarde al cumplimiento de la promesa. El creyente confía en el Señor y persevera en la fe que le hace dar sentido a su existencia y salvación. En el salmo se proclama a Dios que ha intervenido en la historia, estable como roca y fiel a su alianza, guiando a su pueblo a lo largo de la historia. Al pueblo le corresponde guardar memoria de la acción de Dios a lo largo de la historia.

Pablo, en la segunda lectura, comienza con una invitación a Timoteo: Te recuerdo que avives el don de Dios que recibiste por la imposición de mis manos (2Tim 1, 6). El ministerio al que fue llamado Timoteo, es de liderazgo, a dar testimonio de la verdad, y Pablo le recuerda que el Espíritu es fuente de fortaleza y amor. Todos los ministros de una comunidad son llamados a no tener un espíritu de temor y a luchar valientemente por la predicación de la Buena Nueva.

El Evangelio comienza presentando el tema del crecimiento en la fe. Creer conlleva confiar en Jesucristo e identificarse con su causa. En el momento en que no confiamos en Jesús y no somos capaces de vivir a plenitud su propuesta de seguimiento, necesitamos la fortaleza de la fe. Los apóstoles piden a Jesús que los haga más convencidos en su vocación de seguirlo. Por eso mismo, Jesús describe las maravillas que produce la fe; dice que es capaz de realizar lo imposible. Los milagros de Jesús son los cambios en los creyentes que se verifican cuando confiamos en la Palabra del Señor y la ponemos en práctica. Luego, Jesús presenta una parábola en donde habla de las funciones del esclavo y el amo, cuestiona a las autoridades que predicaban una religión de méritos e invita a superar cualquier clase de egoísmo tomando conciencia de la abundancia del amor de Dios para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *