Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 6 de noviembre de 2020

Lc 16, 1-8: Los hijos de este mundo son astutos

Severo (303) Primera lectura: Flp 3, 17–4, 1 Aguardamos un salvador Salmo responsorial: Sal 121, 1-5

En aquel tiempo decía Jesús a sus discípulos: Un hombre rico tenía un administrador. Le llegaron quejas de que estaba derrochando sus bienes. 2Lo llamó y le dijo: ¿Qué es lo que me han contado de ti? Dame cuentas de tu administración, porque ya no podrás seguir en tu puesto. 3 El administrador pensó: ¿Qué voy a hacer ahora que el dueño me quita mi puesto? Para cavar no tengo fuerzas, pedir limosna me da vergüenza. 4 Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me despidan, alguno me reciba en su casa. 5 Fue llamando uno por uno a los deudores de su señor y dijo al primero: ¿Cuánto debes a mi señor? 6 Contestó: Cien barriles de aceite. Le dijo: Toma el recibo, siéntate enseguida y escribe cincuenta. 7 Al segundo le dijo: Y tú, ¿cuánto debes? Contestó: Cuarenta toneladas de trigo. Le dice: Toma tu recibo y escribe treinta. 8 El dueño alabó al administrador deshonesto por la astucia con que había actuado. Porque los hijos de este mundo son más astutos con sus semejantes que los hijos de la luz.

Comentario

Esta parábola suscita más preguntas que respuestas: el terrateniente despide a su administrador, basado solamente en los “chismes de la gente”. El amo no indaga si es verdad o no lo que le han dicho. El administrador admite las acusaciones que se hacen de él. Y el amo, en vez de llevar al administrador a juicio alaba su actuar. Esta parábola esta entrelazada en las dos exigencias previas, que propone Jesús para seguirlo: darle su adhesión y renunciar a las riquezas. Para Lucas las riquezas son un verdadero obstáculo en el camino discipular. El administrador al buscar nuevas relaciones, rompe totalmente con el amo/Dios, y se hace esclavo del dios/dinero. Esta parábola tan actual debería ayudarnos a discernir con quién estamos: ¿qué relación buscamos? ¿Actuamos en la luz de la justicia y de la igualdad? O ¿nos cobijamos en la oscuridad de la injusticia que priva a millones a la pobreza?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *