Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 6 de julio de 2021

Mt 9, 32-38: La mies es abundante

En aquel tiempo, mientras salían los ciegos, le llevaron a Jesús un mudo endemoniado. 33Expulsó al demonio, y el mudo comenzó a hablar. La multitud comentaba asombrada: Nunca se vio tal cosa en Israel. 34Pero los fariseos decían: Expulsa demonios con el poder del jefe de los demonios. 35Jesús recorría todas las ciudades y pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando toda clase de enfermedades y dolencias. 36Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque estaban maltratados y abatidos, como ovejas sin pastor. 37Entonces dijo a los discípulos: La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. 38Rueguen al dueño de los campos que envíe trabajadores para su cosecha.

Comentario

La persona sordomuda es para la Biblia la “rebelde” a la Palabra de Dios. Por eso los profetas anuncian que al final, en la salvación escatológica, los oídos de los sordos escucharán la palabra. Dios abrirá los oídos de los discípulos para escuchar el Hoy de Dios. Es Jesús quien está realizando este anuncio profético. Cura la enfermedad física para decirnos que Él es la curación del corazón. Esto que provoca una admiración entusiasta en el pueblo sencillo se convierte en un contrasigno para los dirigentes de la religión que parecían distantes del sufrimiento del pueblo. En este pasaje de Mateo leemos unos de los sumarios más bellos del actuar de Jesús como evangelizador del Reino, el compasivo ante las dolencias del pueblo y el organizador de un movimiento de discípulos, enviados a curar sorderas y a hacer hablar a los mudos. Sin duda una tarea titánica en nuestro mundo que parece sordo ante los gritos de los sufrientes y mudo a la hora de gritar la Buena Noticia de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *