Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 5 de febrero de 2021

Mc 6, 14-29: Muerte de Juan el Bautista…

Herodes había mandado arrestar a Juan y lo había encarcelado, por instigación de Herodías, esposa de su hermano Felipe, con la que se había casado. 18Juan le decía a Herodes que no le era lícito tener a la mujer de su hermano. 19Herodías le tenía rencor y quería darle muerte; pero no podía… 21Llegó la oportunidad cuando, para su cumpleaños, Herodes ofreció un banquete a sus dignatarios, sus comandantes y a la gente principal de Galilea. 22Entró la hija de Herodías, bailó y gustó a Herodes y a los convidados. El rey dijo a la muchacha: Pídeme lo que quieras, que te lo daré. 23Y juró: Aunque me pidas la mitad de mi reino, te lo daré. 24Ella salió y preguntó a su madre: ¿Qué le pido? Le respondió: La cabeza de Juan el Bautista. 25Entró enseguida, se acercó al rey y le pidió: Quiero que me des inmediatamente, en una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista. 26El rey se puso muy triste; pero, por el juramento y por los convidados, no quiso contrariarla. 27Y despachó inmediatamente a un verdugo con orden de traer la cabeza de Juan. El verdugo fue y lo decapitó en la prisión, 28trajo en una bandeja la cabeza y se la entregó a la muchacha; ella se la entregó a su madre. 29Sus discípulos, al enterarse, fueron a recoger el cadáver y lo pusieron en un sepulcro..

Reflexión

Cualquier propuesta generadora de conciencia crítica frente a los sistemas tradicionales es vista y entendida como una amenaza para los que detentan el poder en cualquier tiempo y ambiente geográfico. Los poderosos saben cobrar, con la vida de los carismáticos, el temor de perder el poder, que se suscita en ellos con la llegada de la nueva propuesta que hace la persona que desafía el estamento tradicional. Es eso lo que le pasó a Juan Bautista. Él fue una amenaza para Herodes, para su vida sucia y su cruel política. Los sistemas de poder totalizantes y totalizadores suelen imponer el miedo a base de violencia. Quien opta por la justicia, la verdad, la paz, la vida digna, la inclusión, la defensa de la creación, el acompañamiento a los grupos vulnerados entra en conflicto con la política y la religión. Que la figura de Juan el Bautista ayude a plantearse cuestiones, a entrar en crisis y en conversión, a romper seguridades propias y estructurales. Que su memoria siga animando la caminada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *