Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 5 de agosto de 2021

Mt 16, 13-23: Te daré las llaves del Reino

Basílica de Sta. María la Mayor Nm 20, 1-13: Ábreles la fuente de agua Salmo 94: Ojalá escuchen hoy la voz del Señor: “No endurezcan su corazón”

En aquel tiempo, cuando llegó Jesús a la región de Cesárea de Filipos, preguntó a los discípulos: ¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre? 14Ellos contestaron: Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, que es Elías; otros, Jeremías o algún otro profeta. 15Él les dijo: Y ustedes, ¿quién dicen que soy? 16Simón Pedro respondió: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo. 17Jesús le dijo: ¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre del cielo! 18Pues yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra construiré mi Iglesia, y el imperio de la muerte no la vencerá. 19A ti te daré las llaves del reino de los cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo; lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo. 20Entonces les ordenó que no dijeran a nadie que él era el Mesías. 21A partir de entonces Jesús comenzó a explicar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén, padecer mucho por causa de los ancianos, sumos sacerdotes y letrados, sufrir la muerte y al tercer día resucitar. 22Pedro se lo llevó aparte y se puso a reprenderlo: ¡Dios no lo permita, Señor! No te sucederá tal cosa. 23Él se volvió y dijo a Pedro: ¡Aléjate, Satanás! Quieres hacerme caer. Piensas como los hombres, no como Dios.

Comentario

Con el tiempo y la convivencia, las personas consideraban a Jesús como profeta, como hombre de Dios. En la mentalidad judía no había diferentes profetas sino un mismo espíritu profético que pasaba de uno a otro. No hay sino un mismo Espíritu de Dios que habla a través de distintas personas de las que ha tomado posesión plena. Jesús exige a sus cercanos seguidores decirle quién es Él. Pedro tomando la iniciativa, responde en nombre de todos. Entonces recibe la promesa de que la fe y la comunidad basada sobre esa confesión de fe no van a morir. Jesús no promete a Pedro una Iglesia, sino que Él edificará sobre Pedro, sobre su fe, una Iglesia; por eso dice “mi Iglesia”. Es importante recordar que la Iglesia es la comunidad y no el edificio. A la construcción le llamamos “iglesia” porque es el espacio en dónde se reúne la Iglesia, es decir, la comunidad cristiana. No olvides cristiano, la Iglesia eres tú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *