Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 5 de abril de 2021

Mt 28, 8-15: Me verán en Galilea

En octava de Pascua Vicente Ferrer (1419) Hch 2, 14.22-23: Dios resucitó a Jesús Salmo 15: Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti

Las mujeres se alejaron rápidamente del sepulcro, llenas de miedo y gozo, y corrieron a dar la noticia a los discípulos. 9 Jesús les salió al encuentro y les dijo: ¡Alégrense! Ellas se acercaron, se abrazaron a sus pies y se postraron ante él. 10Jesús les dijo: No teman; avisen a mis hermanos que vayan a Galilea, donde me verán. 11Mientras ellas caminaban, algunos de la guardia fueron a la ciudad y contaron a los sumos sacerdotes todo lo ocurrido. 12Éstos se reunieron a deliberar con los ancianos y ofrecieron a los soldados una buena suma 13encargándoles: Digan que durante la noche, mientras ustedes dormían, llegaron los discípulos y robaron el cadáver. 14Si llega la noticia a oídos del gobernador, nosotros lo tranquilizaremos para que no los castigue. 15Ellos aceptaron el dinero y siguieron las instrucciones recibidas. Así se difundió ese cuento entre los judíos hasta el día de hoy

Comentario

El encuentro con el Resucitado desinstala, moviliza, pone al creyente a correr velozmente a comunicar la buena noticia: Él no está muerto, Él está vivo, muy vivo. Y son mujeres, aquellas marginadas, vilipendiadas y excluidas del sistema socio-religiosos imperante. Son ellas las primeras en enterarse de este acontecimiento misterioso y maravilloso, gozoso y tenebroso. Porque así es el lenguaje de Dios. En todo caso es un acontecimiento que moviliza en dos sentidos. A las mujeres, a compartir su experiencia de encuentro con el Resucitado con los tristes discípulos. A los soldados, a contar lo sucedido a los representantes del sistema de muerte vigente. Ellas reciben la gratuidad y el gozo de la paz y el amor que se desprende del amado; ellos, los guardias, el soborno, la corrupción y la mentira. Dos actitudes y dos opciones contrastantes frente al resucitado. Ante Jesús pascual no se puede ser indiferente, o se le acepta o se le rechaza. ¿Qué actitudes provoca en las personas de tu entorno la noticia del Señor Resucitado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *