Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 4 de septiembre de 2019

Lc 4, 38-44: Curación de la suegra de Pedro

Rosalía (1160) Primera lectura: Col 1, 1-8 El mensaje de la verdad les ha llegado Salmo responsorial: Sal 51, 10-11

En aquel tiempo salió Jesús de la sinagoga y entró en casa de Simón. La suegra de Pedro estaba con fiebre muy alta y le suplicaban que hiciera algo por ella. 39Él se inclinó sobre ella, increpó a la fiebre y se le pasó. Inmediatamente se levantó y se puso a servirles. 40Al ponerse el sol, todos los que tenían enfermos con diversas dolencias se los llevaban. Él ponía las manos sobre cada uno y los sanaba. 41De muchos salían demonios gritando: ¡Tú eres el Hijo de Dios! Él los increpaba y no los dejaba hablar, pues sabían que era el Mesías. 42Por la mañana salió y se dirigió a un lugar despoblado. La multitud lo anduvo buscando, y cuando lo alcanzaron, lo retenían para que no se fuese. 43Pero él les dijo: También a las demás ciudades tengo que llevarles la Buena Noticia del reino de Dios, porque para eso he sido enviado. 44Y predicaba en las sinagogas de Judea.

Comentario

La suegra de Pedro simboliza la opresión machista, religiosa y política que padecían las mujeres en tiempos de Jesús. La familia asume su papel de mediadora y le suplican a Jesús que la sane. Con la fuerza, pero también con la ternura propia de Jesús, se acerca a ella y combate la fiebre de exclusión y discriminación que enfermaba a las mujeres de Israel. Una vez rescatada y sanada por Jesús, de inmediato se puso a servirles. ¿En qué consiste este servicio? ¿Se levantó a preparar un café o a cocinarles? Es posible. Sin embargo, en coherencia con el mensaje de Jesús, habría que suponer que la suegra de Pedro, liberada de la fiebre de opresión a la que era sometida, se dispone a servirle al proyecto de Jesús como discípula misionera. No sabemos si la suegra de Pedro hizo parte del grupo de mujeres que acompañaron a Jesús hasta la cruz; lo que sí queda consignado en Lucas es que es la primera mujer discípula, aún incluso antes de llamar a los primeros discípulos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *