Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 4 de octubre de 2019

Lc 10, 13-16: ¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida!

Francisco de Asís (1226) Primera lectura: Bar 1, 15-22 Pecamos contra el Señor Salmo responsorial: Sal 78, 1-5. 8-9

En aquel tiempo Jesús les dijo: ¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Porque, si los milagros realizados entre ustedes se hubieran hecho en Tiro y Sidón, hace tiempo habrían hecho penitencia vistiéndose humildemente y sentándose sobre cenizas. 14Y así, el juicio será más llevadero para Tiro y Sidón que para ustedes. 15Y tú, Cafarnaún, ¿pretendes encumbrarte hasta el cielo? Pues caerás hasta el abismo. 16Y dijo a sus discípulos: El que a ustedes escucha a mí me escucha; el que a ustedes desprecia a mí me desprecia; y quien a mí me desprecia, desprecia al que me envió.

Comentario

Al final del envío misionero, Jesús les decía a sus discípulos que se sacudieran el polvo de las sandalias en caso de que no fueran recibidos (Lc 10, 1-12). Hoy, en el Evangelio, se cuestiona el rechazo al anuncio misionero. Donde Jesús dedicó mayor vitalidad a la predicación, Betsaida, Cafarnaún, Corozaín, no aceptaron su mensaje. La comparación de estas ciudades con Tiro y Sidón alude a que fueron enemigas de Israel. Jesús dice que estas ciudades, símbolos de la maldad con el pueblo de Israel, recibirían de manera positiva su mensaje. Luego, Jesús compara a Cafarnaúm con la terrible Babilonia y la perversa Sodoma, subrayando que estas se hubiesen convertido con su mensaje. Actualmente, hemos caído en una vida cristiana de solo recibir y omitimos el compromiso de la conversión. Nuestra labor misionera no debe menguarse a pesar de la negatividad del entorno, debemos ser continuadores del mensaje de Jesús, sin violencia. ¿Aprovechamos el encuentro con la Palabra para convertirnos de manera sincera?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *