Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 4 de mayo de 2021

Jn 14, 27-31a: Mi paz les doy

Carlos Rodríguez (1963) Hch 14, 19-28: Contaron lo que Dios había hecho Salmo 144: Que tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu Reino

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: La paz les dejo, les doy mi paz, y no como la da el mundo. No se inquieten ni se acobarden. 28Oyeron que les dije que me voy y volveré a visitarlos. Si me amaran, se alegrarían de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. 29Les he dicho esto ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, crean. 30Ya no hablaré mucho con ustedes, porque está llegando el príncipe del mundo. No tiene poder sobre mí, 31pero el mundo tiene que saber que yo amo al Padre y hago lo que el Padre me encargó. ¡Levántense! Vámonos de aquí.

Comentario

Jesús es mensajero de paz. Pero no es la paz de los Estados que se fundamenta en el cese de conflicto o de violencia solamente. Además de erradicar toda violencia y superar todo conflicto, la paz de Jesús consiste en llenarse del amor misericordioso de Dios. Una paz sin misericordia, es decir, sin perdón, sin reconciliación, sin caridad es una paz falsa. La paz auténtica nace de lo más profundo del corazón no de simples tratados o acuerdos según conveniencias sociales, políticas o económicas. La paz de Jesús es fruto del inmenso amor entre el Padre y Él. Solo el amor auténtico, oblativo puede ser fuente inagotable de la paz verdadera, la paz que es fruto de la justicia, del respeto por la dignidad del ser humano, de solidaridad efectiva con los empobrecidos y excluidos del mundo. ¿Has tenido alguna experiencia de vivir una auténtica paz fruto del Evangelio de la solidaridad y la justicia? ¿Qué acciones puedes promover en tu círculo familiar para alcanzar verdadera paz?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *