Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 31 de octubre de 2019

Lc 13, 31-35: Jerusalén que matas a los profetas

Alonso Rodríguez (1617) Primera lectura: Rom 8, 31b-39 Nadie podrá apartarnos del amor de Dios Salmo responsorial: Sal 108, 21-22. 26-27. 30-31

En aquella ocasión, se acercaron unos fariseos a decirle: Sal y retírate de aquí, porque Herodes intenta matarte. 32Jesús les contestó: Vayan a decir a ese zorro: mira, hoy y mañana expulso demonios y realizo sanaciones; pasado mañana terminaré. 33Con todo, hoy y mañana y pasado tengo que seguir mi viaje, porque no puede ser que un profeta muera fuera de Jerusalén. 34¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los enviados, cuántas veces quise reunir a tus hijos como la gallina reúne a los pollitos bajo sus alas; y tú no quisiste! 35Por eso, la casa de ustedes quedará desierta. Les digo que no me verán hasta [el momento] en que digan: Bendito el que viene en nombre del Señor.

Comentario

Es indudable que la predicación y la acción de Jesús resultan sospechosas y peligrosas para las esferas del poder. Históricamente sabemos que la familia herodiana se caracterizó por su soberbia, ambición de poder y crueldad. Unos más que otros, pero apegados al poder como su dios y señor. Por eso Jesús, que no pertenece a los círculos de poder político, económico o siquiera religioso, pero que actúa con plena libertad, desenmascarando la maldad y la injusticia revestida de falsa religiosidad, tenía que fastidiar a quienes se consideran los dueños del mundo y de las personas. Pero Jesús continúa su camino, nada lo detiene, sabe cuál es su misión y no piensa abandonarla a pesar de las amenazas de Herodes y los de su grupo. Jesús se pone en la línea de los profetas. Porque el auténtico profeta cumple su misión de manera cabal aunque le cueste la vida. Como muchos hermanos y hermanas en nuestro tiempo. Perseguidos y martirizados pero firmes y fieles hasta el final. ¿Cómo vives tu vocación profética en tu contexto social y religioso?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *