Publicado el 2 comentarios

Evangelio del día y comentario – 31 de agosto de 2020

Lc 4, 16-30: Ningún profeta es aceptado en su patria

Ramón Nonato (1240) Primera lectura: 1Cor 2, 1-5 Les he anunciado a Cristo Salmo responsorial: Sal 118, 97-102

Jesús fue a Nazaret, donde se había criado, y según su costumbre entró un sábado en la sinagoga y se puso en pie para hacer la lectura. 17Le entregaron el libro del profeta Isaías. Lo abrió y encontró el texto que dice: 18El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido para que dé la Buena Noticia a los pobres; me ha enviado a anunciar la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos, 19para proclamar el año de gracia del Señor. 20Lo cerró, se lo entregó al ayudante y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. 21Él empezó diciéndoles: Hoy, en presencia de ustedes, se ha cumplido este pasaje de la Escritura. 22Todos lo aprobaban, y estaban admirados por aquellas palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: Pero, ¿no es éste el hijo de José? 23Él les contestó: Seguro que me dirán aquel refrán: médico, sánate a ti mismo. Lo que hemos oído que sucedió en Cafarnaún, hazlo aquí, en tu ciudad. 24Y añadió: Les aseguro que ningún profeta es aceptado en su patria… 28Al oírlo, todos en la sinagoga se indignaron. 29Levantándose, lo sacaron fuera de la ciudad y lo llevaron a un barranco del monte sobre el que estaba edificada la ciudad, con intención de despeñarlo. 30Pero él, abriéndose paso entre ellos, se alejó.

Comentario

Jesús inaugura su ministerio en la sinagoga de Nazaret. Se siente consagrado y fortalecido por el mismo Espíritu de Dios para realizar la tarea encomendada. El objetivo de la misión es bien preciso: sanar, liberar, dar la vista, anunciar el año de gracia de Dios. En una palabra, hacer todas las cosas nuevas; es la novedad absoluta del Reino de Dios, es decir, de la irrupción definitiva e irrevocable de Dios en la historia humana. Jesús despierta entre sus oyentes sentimientos y actitudes encontrados: curiosidad, admiración, rechazo, agresión. Jesús no es una persona de medias tintas. Habla directo y al corazón. Toca las fibras más íntimas y sentidas de los seres humanos, de las instituciones religiosas y de las estructuras sociales. Frente a Jesús y su propuesta el oyente no se puede quedar indiferente: o acepta o rechaza, se aleja o se compromete. No hay otra alternativa. Hoy los cristianos necesitamos con urgencia recuperar el espíritu profético de Jesús en nuestros diversos contextos tan contradictorios. ¿Cómo vives tu vocación profética en tu contexto social y eclesial?

2 comentarios en “Evangelio del día y comentario – 31 de agosto de 2020

  1. Es una excelente REFLEXIÓN.como cristianos tenemos muchas cosas que desaprender y otras APRENDER.muchos de nosotros estamos bien ciegos sordos y mudos . el reflejo del mundo nos muestra como estamos 😞😞😡😡

  2. Excelente reflexiones y si todos los nececitamos con suma urgencia 😞 porque muchosss de nosotros estamos bien ciegos sordos y mudos.para eso tenemos que desaprender unas cosas y aprender OTRAS TANTAS .LAS URGENTES PREGUNTAS QUE TENEMOS QUE HACERNOS QUE YO ESTOY HACIENDO POR LOS DEMÁS.Y ESTOS SI QUE SON MÁS URGENTEEEEEE ESTOY DANDO AMOR SOLIDARIOS A MIS HERMANOS?ESTA VISTO QUE NO O LO QUE DAMOS NO ES SUVICIENTE POR LO QUE EL MUNDO ESTÁ COMO ESTÁ. DEBEMOS ABRIR BIEN LOS HOJOS LOS OIDOS PARA SABER ESCUCHAR AL HERMANO 💚. MUCHÍSIMOOOOOOOOOOO NOS FALTAN PARA CAMINAR JUNTOS A JESÚS!!!!!!

Responder a claritadecuevas@gmail.com Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *