Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 30 de septiembre de 2020

Lc 9, 57-62: Te seguiré a donde vayas

Jerónimo (420) Primera lectura: Job 9, 1-12.14-16 El hombre no es justo frente a Dios Salmo responsorial: Sal 87, 10b-15

En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, uno le dijo: Te seguiré adonde vayas. 58Jesús le contestó: Las zorras tienen madrigueras, las aves del cielo nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. 59A otro le dijo: Sígueme. Le contestó: Señor, déjame primero ir a enterrar a mi padre. 60Le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el reino de Dios. 61Otro le dijo: Te seguiré, Señor, pero primero déjame despedirme de mi familia. 62Jesús le dijo: El que ha puesto la mano en el arado y mira atrás no es apto para el reino de Dios.

Comentario

Nos sigue resonando la voz de Job, forzado por sus amigos, a hacerle preguntas a Dios. Nosotros también queremos poner a prueba a Dios, cuestionándolo, buscamos respuestas, confiamos ciegamente en Google, necesitamos seguridades, una cama donde reclinar la cabeza, un nido, certezas y respuestas. Jesús nos invita a seguir un camino nada seguro: sin “madriguera”, sin nido, sin sitio, casa, donde reclinar la cabeza. El modelo es Él mismo, que se confía en el Padre. El proyecto de Jesús es una respuesta a nuestras muchas preguntas. La respuesta no es la curiosidad, sino que es una Persona que da plenitud y vida verdadera. Los pobres nos enseñan a vivir así, confiados, esperanzados, libres. Evocamos la actitud del salmista: A ti te suplico, confiaré en tu auxilio. Es la misma actitud del santo de hoy, san Jerónimo, poniendo toda su confianza en la Palabra: “dichoso el que camina en la ley del Señor”. ¿Es posible hoy el seguimiento de Jesús sin condiciones? ¿Qué preguntas seguimos haciendo a Dios? ¿Es posible vivir hoy confiados y esperanzados?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *