Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 30 de octubre de 2021

Lc 14, 1.7-11: El que se enaltece será humillado

Un sábado que Jesús entró a comer en casa de un jefe de fariseos, ellos lo vigilaban. 7 Observando cómo elegían los puestos de honor, dijo a los invitados la siguiente parábola: 8 Cuando alguien te invite a una boda, no ocupes el primer puesto; no sea que haya otro invitado más importante que tú 9 y el que los invitó a los dos vaya a decirte que le cedas el puesto al otro. Entonces, lleno de vergüenza, tendrás que ocupar el último puesto. 10Cuando te inviten, ve y ocupa el último puesto. Así, cuando llegue el que te invitó, te dirá: Amigo, acércate más. Y quedarás honrado en presencia de todos los invitados. 11Porque quien se engrandece será humillado, y quien se humilla será engrandecido.

Reflexión

El evangelio muestra otro episodio de la comensalidad de Jesús. Allí Jesús cuestiona la institución farisea por su poca autocrítica y su mezquindad, producto de vivir de apariencias. La actitud del orgullo farisaico puede suceder en cualquier grupo humano. Al ser Jesús un hombre sincero, no se guardó la corrección para después hablar mal de ellos o desprestigiarlos, como sí lo hacían ellos. Su observación la dijo a sabiendas de la incomodidad que causaría. Jesús no corrige para acabar con alguien, ni por buscar conflicto. El hijo de Dios invita a la humildad y a no vivir de apariencias. Además busca fomentar la solidaridad, celebrar con el que nadie celebra, con los marginados de la sociedad y encaminar nuestra vida hacia el bien del prójimo. ¿En nuestras relaciones prevalece el cálculo o el dar sin esperar recompensa? ¿Cuándo compartimos con nuestro prójimo tenemos la disponibilidad de dar todo lo que somos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *