Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 30 de octubre de 2020

Lc 14, 1-6: ¿Está permitido sanar en sábado o no?

Marcelo, mártir (s. III) Primera lectura: Flp 1, 1-11 Dios llevará esta obra Salmo responsorial: Sal 110, 1-6

Un sábado entró Jesús a comer en casa de un jefe de fariseos, ellos lo vigilaban. 2 Se le puso delante un hidrópico. 3 Jesús tomó la palabra y preguntó a los doctores de la ley y fariseos: ¿Está permitido sanar en sábado o no? 4 Ellos callaron. Jesús tomó al enfermo, lo sanó y lo despidió. 5 Después les dijo: Supongamos que a uno de ustedes se le cae un hijo o un buey a un pozo: ¿acaso no lo sacará enseguida, por más que sea sábado? 6 Y ellos no supieron qué responderle.

Comentario

El sábado (séptimo día de la semana), en la religión judía, era el día consagrado al Señor, porque después de haber creado el cielo y la tierra, Dios se sentó a mirar su obra, y contemplando cuánto había hecho se dio cuenta de que todo era bueno. Satisfecho de su obra, descansó. Sábado en lengua hebrea se dice shabat, tiene claras prescripciones en la Torá. Si Dios descansó en el día séptimo, el Pueblo de Dios debe hacer lo mismo. El libro del Deuteronomio, capítulo 5 habla del sábado como un “día memorial” que debe guardarse, santificarse. ¿Desde cuándo el sábado se convirtió en una ley rígida? ¿Qué sucedió en el camino? Al sentirse vigilado por los fariseos, Jesús polemiza nuevamente con ellos acerca del sábado que, siendo un día consagrado a Dios, no se puede hacer nada. Jesús cura frente a ellos un enfermo, demostrando que el corazón de la ley es la vida y ésta tiene prioridad sobre cualquier norma. ¿De qué manera santificas el domingo cristiano?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *