Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 30 de junio de 2021

Mt 8, 28-34: ¿Viniste a atormentarnos antes de tiempo?

Protomártires de Roma (s. I-IV) Gn 21, 5.8-20: La herencia es de mi hijo Salmo 33: El Señor está cerca de los atribulados

Al llegar a la otra orilla y entrar en territorio de Gadara, fueron al encuentro de Jesús dos endemoniados salidos de los sepulcros; eran tan violentos que nadie se atrevía a pasar por aquel camino. De pronto se pusieron a gritar: ¡Hijo de Dios!, ¿qué tienes con nosotros? ¿Has venido antes de tiempo a atormentarnos? A cierta distancia había una gran piara de cerdos pastando. Los demonios le suplicaron: Si nos expulsas, envíanos a la piara de cerdos. Él les dijo: Vayan. Ellos salieron y se metieron en los cerdos. La piara en masa se lanzó por un acantilado al lago y se ahogó en el agua. Los pastores huyeron, llegaron a la población y contaron lo que había sucedido con los endemoniados. Toda la población salió al encuentro de Jesús y al verlo le suplicaban que se fuera de su territorio.

Comentario

Seguimos el relato de lo que significa ser discípulos de Jesús. Ahora la otra orilla de este seguimiento es tierra pagana. Se habla de cementerios y de endemoniados furiosos que rechazan a Jesús y sus seguidores. Se habla del negocio de la cría de puercos, animal impuro para la religión judía. El Evangelio, con este lenguaje en clave, está asegurando que en el mundo hay fuerzas sociales, endemoniados sistemas económicos, concentración de riquezas y violencia estructural. Estos y muchos son los demonios de nuestra época. Fuerzas temibles que causan sufrimiento a millones de seres humanos, pero que existe también el Evangelio de Jesús, con seguidores dispuestos a enfrentarse con valentía a estos poderes endemoniados. La pregunta surge espontanea: ¿nuestra actual manera de anunciar el Evangelio se enfrenta de verdad a estos demonios de nuestro tiempo o el Evangelio se ha devaluado tanto que más bien nos hemos convertido en cómplices de esta situación? ¿Hemos suavizado tanto el Evangelio que hemos caído en un triste apoyo a esos sistemas de muerte?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *