Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 30 de enero de 2020

Mc 4, 21-25: Quien tenga oídos, que escuche

Jacinta de Mariscotti (1640) Primera lectura: 2Sm 7, 18-19.24-29 ¿Quién soy yo, mi Señor? Salmo responsorial: Sal 131, 1-5.11.13-14

Jesús les decía: ¿Se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón o debajo de la cama? ¿No se coloca en el candelero? 22Nada hay oculto que no se descubra, nada encubierto que no se divulgue. 23El que tenga oídos para oír que escuche. 24Les decía también: Tengan cuidado con lo que oyen: la medida con que midan la usarán con ustedes, y aún más. 25Porque al que tiene se le dará; pero al que no tiene se le quitará aun lo que tiene.}

Comentario

La mayoría de las personas tendemos a ocultar nuestra realidad personal o familiar. Nos cuesta enormemente ser trasparentes, diáfanos, auténticos. Pero la luz, de la que habla el evangelio, es la que nos pone en evidencia. Cuando se asume el mensaje de Jesús plenamente, con verdad, es muy dificil mantener doble moral. Por otra parte, se tiende a juzgar, señalar y condenar al otro con mayor rigurosidad que a uno mismo. Jesús llama la atención sobre esta actitud. Seremos juzgados con la misma severidad con que lo hacemos con los demás. La última sentencia del evangelio nos invita a tomar conciencia de todos los dones, potencialidad y cualidades con que Dios nos ha dotado a cada uno. De la misma manera se nos exigirá. ¿Qué hemos hecho con todo lo que el Señor nos ha regalado y regala a cada momento? Todos los dones recibidos, materiales, intelectuales, emocionales, culturales, profesionales y afectivos, son para gastarlos al servicio del Reino, especialmente de los hermanos que más sufren, no para acapararlos.

0 comentarios en “Evangelio del día y comentario – 30 de enero de 2020

  1. “Dígnate, pues, bendecir a la casa de tu siervo, para que esté siempre en tu presencia; ya que tú, mi Señor, lo has dicho, sea siempre bendita la casa de tu siervo.”Haz, Señor que Tu Palabra se haga Vida en nuestras vidas” y seamos Evangelio….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *