Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 30 de abril de 2020

Jn 6, 44-51: Yo soy el pan vivo

José Benito Cottolengo (1842) Pio V (1572) Primera lectura: Hch 8, 26-40 Alegre, siguió su viaje Salmo responsorial: Sal 65, 8-9.16-17.20

En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos: Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió; y yo lo resucitaré el último día. 45Los profetas han escrito que todos serán discípulos de Dios. Quien escucha al Padre y aprende vendrá a mí. 46No es que alguien haya visto al Padre, sino el que está junto al Padre, ése ha visto al Padre. 47Les aseguro que quien cree tiene vida eterna. 48Yo soy el pan de la vida. 49Sus padres comieron el maná en el desierto y murieron. 50Éste es el pan que baja del cielo, para que quien coma de él no muera. 51Yo soy el pan vivo bajado del cielo. Quien coma de este pan vivirá siempre. El pan que yo doy para la vida del mundo es mi carne.

Comentario

La persecución contra los judeo-cristianos de origen griego en Jerusalén obligó a Felipe a convertirse en predicador itinerante. Él conoce e interpreta las Escrituras a la luz de la resurrección de Cristo. Ante los nuevos escenarios sociales, él adecúa el sentido de lo acontecido en Jesús de Nazaret a las circunstancias de sus escuchas, como en el caso del eunuco, a quien, por no poder cumplir el mandamiento divino de multiplicarse, la fe judía le clausuraba el acceso a la alianza; el bautismo cristiano, por el contrario, le abre la puerta a la salud de Cristo. El Espíritu pide romper las barreras sociales y relacionales levantadas, muchas veces argumentando la religión y las buenas costumbres. Pensemos en las dolorosas situaciones de homosexuales, divorciados, clérigos laicizados… pero también en formas que perpetúan abusos en los diversos ámbitos de la vida, desde el doméstico al eclesial, del laboral y el legal. El papa Francisco ha llamado la atención sobre muchos de estos tópicos que afectan directamente a nuestras familias. ¿A quién excluimos de nuestro círculo de relaciones? ¿Para quién hemos sido nuncios del Evangelio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *