Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 3 de septiembre de 2021

Lc 5, 33-39: Vino nuevo en odres nuevos

Gregorio Magno (604) Col 1, 15-20: Todo fue creado por él Salmo 99: Entren en la presencia del Señor con vítores

En aquel tiempo los escribas y fariseos dijeron a Jesús: Los discípulos de Juan ayunan con frecuencia y hacen sus oraciones, y lo mismo hacen los discípulos de los fariseos; en cambio los tuyos comen y beben. 34Jesús les contestó: ¿Pueden los invitados a la boda hacer ayuno mientras el novio está con ellos? 35Llegará un día en que el novio les será quitado, y aquel día ayunarán. 36Y les propuso una comparación: Nadie corta un trozo de un vestido nuevo para remendar uno viejo. Porque sería arruinar el nuevo, y el trozo nuevo no quedará bien con el vestido viejo. 37Nadie echa vino nuevo en odres viejos; pues el vino nuevo reventaría los odres, se derramaría y los odres se echarían a perder. 38El vino nuevo se ha de echar en odres nuevos. 39Nadie que ha bebido el vino viejo quiere vino nuevo; porque dice: el añejo es mejor.

Comentario

Este pasaje no pretende orientarnos sobre la práctica del ayuno. Se trata, más bien, de lo apropiado del ayuno en las circunstancias del ministerio de Jesús y la respuesta compara la antigua con la nueva alianza. Para que la Palabra de Dios tenga significado y dé fruto abundante en nuestras vidas, nuestros corazones tienen que hacerse nuevos. Esta novedad no se refiere al tiempo o a la edad, sino al carácter y a la cualidad. Se pide docilidad y disponibilidad, agilidad unida a la flexibilidad además de la capacidad de adaptación. Un corazón envejecido se muestra ordinariamente en su rigidez y un estado de ánimo cerrado y con gran dificultad para aceptar ideas nuevas. Un corazón nuevo debe ser un corazón fácilmente acomodable sin complacencia. De esta manera, nuestro ser se une fácilmente con la siempre antigua y nueva Palabra de Dios y así, continua dando los frutos que se esperan de los hijos del Reino. ¿Estás dispuesto a aceptar la novedad de Jesús en todo momento y circunstancia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *