Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 3 de septiembre de 2020

Lc 5, 1-11: Serás pescador de hombres

Gregorio Magno (604) Primera lectura: 1Cor 3, 18-23 Ustedes son de Cristo Salmo responsorial: Sal 23, 1-4b.5-6

La gente se agolpaba junto a Jesús para escuchar la Palabra de Dios, mientras él estaba a la orilla del lago de Genesaret. 2 Vio dos barcas junto a la orilla, los pescadores se habían bajado y estaban lavando sus redes. 3 Subiendo a una de las barcas, la de Simón, le pidió que se apartase un poco de tierra. Se sentó y se puso a enseñar a la multitud desde la barca. 4 Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: Navega lago adentro y echa las redes para pescar. 5 Le replicó Simón: Maestro, hemos trabajado toda la noche y no hemos sacado nada; pero, ya que lo dices, echaré las redes. 6 Lo hicieron y capturaron tal cantidad de peces que reventaban las redes. 7 Hicieron señas a los socios de la otra barca para que fueran a ayudarlos. Llegaron y llenaron las dos barcas, que casi se hundían. 8 Al verlo, Simón Pedro cayó a los pies de Jesús y dijo: ¡Apártate de mí, Señor, que soy un pecador! 9 Ya que el temor se había apoderado de él y de todos sus compañeros por la cantidad de peces que habían pescado. 10Lo mismo sucedía a Juan y Santiago, hijos de Zebedeo, que eran socios de Simón. Jesús dijo a Simón: No temas, en adelante serás pescador de hombres. 11Entonces, amarrando las barcas, lo dejaron todo y le siguieron.

Comentario

Alguna vez en un campamento misión fuimos a pescar a la orilla de un río. Éramos jóvenes citadinos. Dada nuestra inexperiencia no logramos sacar nada aunque pasamos muchas horas intentándolo. Cuando ya estábamos a punto de desistir del intento llegó un joven pescador de la región. En un par de minutos picaron anzuelo varios peces. En menos de nada logró una buena pesca. Me imagino que algo así les pasó a los pescadores de Nazaret. Aunque ellos eran expertos en el arte de la pesca, Jesús los quería expertos en el arte de la seducción y la convicción para llamar a muchos a su proyecto de Reino. Tal vez no sabían cómo llegar al pueblo. Seguramente gastaban energías en el anuncio pero sin lograr buenos resultados. A veces en nuestras comunidades apostólicas realizamos muchas acciones para tratar de llegar a las personas alejadas de la fe. Pero todo es inútil. Tal vez no sabemos a dónde lanzar las redes. ¿Qué procesos, estrategias, acciones coordinadas y asertivas emplean en tu comunidad para llegar a las personas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *