Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 29 de diciembre de 2020

Lc 2, 22-35: Será signo de contradicción

Tomás Becker, mártir (1170) Primera lectura: 1Jn 2, 3-11 Quien permanece en él, vive como él Salmo responsorial: Sal 95, 1-3.5b-10

Cuando llegó el día de su purificación, 23de acuerdo con la ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para presentárselo al Señor, como manda la ley del Señor… 25Había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso, que esperaba la liberación de Israel y se guiaba por el Espíritu Santo. 26Le había comunicado el Espíritu Santo que no moriría sin antes haber visto al Mesías del Señor… 28Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: 29Ahora, Señor, según tu palabra, puedes dejar que tu sirviente muera en paz 30porque mis ojos han visto a tu salvación, 31que has dispuesto ante todos los pueblos 32como luz para iluminar a los paganos y como gloria de tu pueblo Israel. 33El padre y la madre estaban admirados de lo que decía acerca del niño. 34Simeón los bendijo y dijo a María, la madre: Mira, este niño está colocado de modo que todos en Israel o caigan o se levanten; será signo de contradicción 35y así se manifestarán claramente los pensamientos de todos. En cuanto a ti, una espada te atravesará el corazón.

Comentario

Jesús se somete a las leyes humanas. El que se hizo carne en el seno virginal de María se hace cultura según las tradiciones religiosas de su pueblo. Jesús es un liberador que se acomoda a la esclavitud de la ley para iniciar un movimiento de liberación de todas las leyes injustas. Así se presenta el Dios-con-nosotros, pequeño, nace en un pesebre, necesita pañales y ahora, para rescatarlo de un templo que más tarde va a denunciarlo como opuesto a Dios, tiene que pagar una ofrenda propia de los más pobres: un par de tórtolas o dos pichones. Gestos todos ellos que provocan la acción del Espíritu en Simeón que define cuál va a ser la suerte de este profeta Jesús. El Espíritu Santo actúa en ese momento y abre los oídos y las lenguas de los ancianos anunciando que este Niño es luz de las naciones y a María, su Madre, la prepara para la futura experiencia que vivirá en la pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *