Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 28 de diciembre de 2020

Mt 2, 13-18: Herodes mandó matar a los niños

Santos Inocentes Catalina Volpicelli (1894) Primera lectura: 1Jn 1, 5–2, 2 Jesús limpia los pecados Salmo responsorial: Sal 123, 2-5.7b-8

Cuando los magos se fueron, un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y quédate allí hasta que te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo. 14Se levantó, todavía de noche, tomó al niño y a su madre y partió hacia Egipto, 15donde residió hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que anunció el Señor por el profeta: De Egipto llamé a mi hijo. 16Entonces Herodes, al verse burlado por los magos, se enfureció mucho y mandó matar a todos los niños menores de dos años en Belén y sus alrededores; según el tiempo que había averiguado por los magos. 17Así se cumplió lo que anunció el profeta Jeremías: 18Una voz se escucha en Ramá: muchos llantos y sollozos; es Raquel que llora a sus hijos y no quiere que la consuelen porque ya no viven.

Comentario

Jesús Niño forma parte de esos millones de niños y niñas que recorren hoy el planeta, sus mares y desiertos huyendo de la violencia y del hambre. Hoy, en plena Navidad, se mezclan las alegrías propias de estas fiestas con la memoria del niño nacido en Belén que debe huir a una tierra extranjera en medio de una masacre de niños inocentes. Qué admiramos más: ¿la crueldad de los Herodes que pueblan el planeta, el sufrimiento de millones de niños y niñas, o la fortaleza de sus papás, sobre todo de sus mamás, que huyen buscando una patria segura? Lo que más debe conmovernos en estas fiestas es que el mismo Dios se hace un niño para que lo cuidemos con cariño y con Él a todos los niños y niñas del mundo, los protejamos de los peligros, los ayudemos a crecer, les garanticemos un hogar seguro. Contemplando a Jesús Niño como un refugiado en Egipto, ¿estamos dispuestos a proteger a esa infinidad de niños que huyen de la violencia y el hambre?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *