Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 27 de octubre de 2021

Lc 13, 22-30: Se sentarán a la mesa en el Reino

En aquel tiempo, Jesús iba enseñando por ciudades y pueblos mientras se dirigía a Jerusalén. 23Uno le preguntó: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Les contestó: 24Procuren entrar por la puerta estrecha, porque les digo que muchos intentarán entrar y no podrán. 25Apenas se levante el dueño de casa y cierre la puerta, ustedes desde afuera se pondrán a golpear diciendo: Señor, ábrenos. Él les contestará: No sé de dónde son ustedes. 26Entonces dirán: Hemos comido y bebido contigo, en nuestras calles enseñaste. 27Él responderá: les digo que no sé de dónde son ustedes. Apártense de mí, malhechores. 28Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando vean a Abrahán, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, mientras ustedes sean expulsados. 29Vendrán de oriente y occidente, del norte y el sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. 30Porque, hay últimos que serán primeros y primeros que serán últimos.

Reflexión

El evangelio de hoy parece dirigido a una comunidad que se caracterizaba por la convicción arrogante de bastarle las buenas intenciones para obtener la salvación por una ruta cómoda. Frente a la pregunta sobre si son muchos o pocos los que se salvan, Jesús prefiere orientar la reflexión sobre cómo convertirse hoy en discípulos y ser fieles a esa vocación. Se presenta como condición del discipulado entrar por la puerta estrecha, por lo que no basta la buena voluntad; la participación en las cosas de Dios necesariamente pasa por la solidaridad y la práctica de la justicia. La alusión es a los fariseos, pues, exhiben una vida ejemplar pero no logran entrar por la puerta estrecha porque no se hacen pequeños. El pequeño es el que siente frágil y confía en la misericordia de Dios. Nosotros podemos ser de esos cristianos que están con Jesús en lo externo, pero estamos incompletos sin adherirnos al Reino de Dios. La adhesión a Jesús nos ayuda a superar la vida tibia, incoherente e hipócrita muchas veces presente en nuestras comunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *