Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 27 de octubre de 2020

Lc 13, 18-21: Crece hasta ser un arbusto

Vicente, Sabina y Cristeta (s. IV) Primera lectura: Ef 5, 21-33 Éste es el gran misterio Salmo responsorial: Sal 127, 1-5

Les decía Jesús: ¿A qué se parece el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé? 19Se parece a una semilla de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; crece, se hace un arbusto y las aves anidan en sus ramas. 20Añadió: ¿A qué compararé el Reino de Dios? 21Se parece a la levadura que una mujer toma y mezcla con tres medidas de masa, hasta que todo fermenta.

Comentario

Un conocido refrán dice: “matrimonio y mortaja del cielo baja” y algunas personas añaden: “y en la tierra se trabaja”. Haciendo referencia a la voluntad de Dios en esta relación y a la responsabilidad de las personas para cultivarla. Parece que el matrimonio, actualmente, no goza de buena fama. Será necesario matizar las expresiones de Pablo para comprenderlas mejor porque él sigue los códigos familiares de su época. El matrimonio es imagen del amor de Jesucristo por la Iglesia, una vocación de servicio en dónde brilla el respeto, la confianza, la comunicación y la fe. Jesús ofrece una nota distintiva del Reino en dos parábolas, comparándolo con la semilla de mostaza que, con el paso del tiempo, se convierte en un arbusto donde anidan los pájaros. Lo compara, también, con la levadura que fermenta la masa. Claramente, Jesús está afirmando el dinamismo del Reino que, siendo pequeño, tiene la virtud de crecer y fermentar a toda la humanidad. ¿Tu matrimonio es fermento de amor en la vida de la comunidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *