Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 27 de mayo de 2020

Jn 17, 11b-19: Que sean uno, como nosotros

Agustín de Canterbury (605) Primera lectura: Hch 20, 28-38 Cuiden del rebaño Salmo responsorial: Sal 67, 29-30.33-36

En aquel tiempo, levantando los ojos al cielo, oró Jesús diciendo: Padre Santo, cuida en tu nombre, a los que me diste, para que sean uno como nosotros. 12Mientras estaba con ellos, yo guardaba en tu nombre a los que me diste; los custodié, y no se perdió ninguno de ellos; excepto el destinado a la perdición, para cumplimiento de la Escritura. 13Ahora voy hacia ti; y les digo esto mientras estoy en el mundo para que mi gozo sea el de ellos y su gozo sea perfecto. 14Yo les comuniqué tu palabra, y el mundo los odió, porque no son del mundo, igual que yo no soy del mundo. 15No pido que los saques del mundo, sino que los libres del Maligno. 16No son del mundo, igual que yo no soy del mundo. 17Conságralos con la verdad: tu palabra es verdad. 18Como tú me enviaste al mundo, yo los envié al mundo. 19Por ellos me consagro, para que queden consagrados con la verdad.

Comentario

La iglesia de Éfeso se organizó en torno a los “ancianos”, que era un cuerpo colegiado y rector de la vida comunitaria. Esta colegialidad es la que vela por todos y cada uno de los miembros, así como por la fidelidad de los principios rectores que habrían de verse reflejados en las prácticas que habrían de adecuarse a la cambiante realidad. En Éfeso se daban cita toda suerte de ideas, religiones y filosofías, de modo que la tarea de supervisar o velar (como obispos) de dichos presbíteros, que tal es la palabra griega, es sumamente delicada, como da constancia Lucas. Uno de los criterios que Lucas declara, por labios de Pablo, para identificar a los lobos rapaces, es que no tendrán freno frente al rebaño, es decir, que abusarán de los fieles. Mucho hay que cavilar en este renglón. La oración de Jesús nos acompaña: “Padre, cuida a los que me diste”. ¿Dónde se evidencia el respeto de los líderes por la comunidad de fe a la que se deben? ¿Pensamos en una autoridad colegial en nuestra comunidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *