fbpx

Evangelio del día y comentario – 27 de marzo de 2020

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Jn 7, 1-2.10.25-30: Intentaban atraparlo

Juan de Egipto (394) Primera lectura: Sab 2, 1a.12-22 Lo condenaremos a muerte Salmo responsorial: Sal 33, 17-18.19-20.21.23

En aquel tiempo recorría Jesús la Galilea, y no quería recorrer la Judea porque los judíos intentaban darle muerte. 2 Se acercaba la fiesta judía de las Chozas. 10Cuando ya habían subido sus parientes a la fiesta, subió también él, no en público, sino a escondidas. 25Algunos de Jerusalén comentaban: ¿No es éste el que intentaban matar? 26Resulta que habla públicamente y no le dicen nada. ¿Habrán reconocido realmente las autoridades que éste es el Mesías? 27Sólo que de éste sabemos de dónde viene; cuando venga el Mesías nadie sabrá de dónde viene. 28Entonces Jesús, que enseñaba en el templo, exclamó: A mí me conocen y saben de dónde vengo. Yo no vengo por mi cuenta, sino que me envió el que dice la verdad. Ustedes no lo conocen; 29yo lo conozco porque vengo de él y él me envió. 30Intentaron detenerlo, pero nadie puso las manos sobre él, porque no había llegado su hora.

Comentario

La propuesta de Jesús está en profunda conexión con el proyecto de vida que Dios tiene para la humanidad y que está bien explicitado en las páginas de la Biblia, busca ser aniquilada por los grupos de poder que se sienten amenazados ante la novedad que presenta el Maestro. Jesús es el Mesías de Dios. Es el que dice la verdad. Él es la verdad plena y total. Para el evangelio de Juan es clara esta confesión teológica. Pero a los judíos de su tiempo se les dificulta reconocerlo y ven en Él a alguien que contradice la visión tradicional de mesías, que ellos habían elaborado a lo largo de la historia. Dios se hace presente en medio de su pueblo a través del Mesías Jesús, pero rompiendo las lógicas mesiánicas que algunos sectores del judaísmo impusieron. Dios mismo se hace solidario con la causa humana, por eso toda la obra mesiánica de Jesús tiene su centro en la verdad, porque el que envía a Jesús es la verdad misma. ¿Nos encontramos de parte de la verdad?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *