Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 26 de septiembre de 2021

Mc 9, 38-43.47-48: Quién no está contra ustedes, está a su favor

26º Ordinario Cosme y Damián (303) Nm 11, 25-29: ¡Ojalá todo el pueblo sea profeta! Salmo 18: Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón Sant 5, 1-6: Su riqueza está corrompida

En aquel tiempo dijo Juan a Jesús: Maestro, vimos a uno que expulsaba demonios en tu nombre, y tratamos de impedírselo porque no nos sigue. 39Jesús respondió: No se lo impidan. Aquel que haga un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. 40Quien no está contra nosotros, está a nuestro favor. 41Quien les dé a beber un vaso de agua en atención a que ustedes son del Mesías les aseguro que no quedará sin recompensa. 42Si alguien lleva a pecar a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le atasen una piedra de molino en el cuello y lo arrojaran al mar. 43Si tu mano te lleva a pecar, córtatela. Más te vale entrar manco en la vida que con las dos manos ir a parar al infierno, al fuego inextinguible. 47Si tu ojo te lleva a pecar, sácatelo. Más te vale entrar con un solo ojo en el reino de Dios que con los dos ojos ser arrojado al infierno, 48donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.

Comentario

El Evangelio tiene dos partes claramente autónomas pero susceptibles de conectarse narrativamente. La primera sección (38-41) tiene lugar con la puesta en escena de un miembro de la comunidad de Jesús, que habla en nombre de ella, y que se resiste a comprender la geografía teologal del querer salvífico de Dios para con su pueblo. La expresión excluyente: «no es de los nuestros», según la dinámica del Reino, refleja en el fondo, una actitud etno-egocéntrica, con visos de intolerancia religiosa y polarización política. La respuesta de Jesús «El Mesías-Hijo de lo Humano» es taxativa: “No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro…”, reconociendo que las coordenadas del Reino trascienden los límites de la propia comunidad que Él forma.

La lógica que Jesús imprime a su “nomadismo sanante” (la pasión de pasar haciendo el bien), no trata de dispersar, demonizar (dividir) y competir, sino de reconocer, unir y multiplicar. He aquí donde el relato adquiere coherencia interna en su autonomía narrativa. Pues, con su discurso, rompe Jesús con los escenarios de fractura, escisión y enfrentamiento, que implican luchas por puestos y señala que la división entre nosotros y Él (los otros), dentro y fuera, corre el riesgo de convertirse en una comunidad violenta, y no en una comunidad del Mesías, que recibe y da hospitalidad.

La segunda parte del relato es «el escándalo» (41-48) que refiere a aquellas acciones que inducen a apostatar a la comunidad. En primer lugar, la comunidad ha de evitar escandalizar a los que empiezan a habitar el Reino y que, por su condición, están en la tarea de consolidar su fe. En segundo lugar, se exige a la comunidad estar presente y consciente de la gravedad que implica escandalizar al otro. De lo contrario, es necesario “arrancar” y “cortar” toda actitud que haga mal y banalice la vida del otro. En definitiva, Jesús exhorta, con firmeza y voluntad salvífica, evitar toda ocasión que permita el mal personal y estructural en la vida de las personas y, sobre todo, dentro de la misma comunidad cristiana.

Jesús nos sigue invitando con actual novedad a ser comunidades «sínodo-exodales», abiertas con relación a los muchos caminos por los cuales Dios dona su Palabra y Espíritu, y que no son exclusividad de la Iglesia ni de ninguna tradición religiosa. No pretendamos ser los únicos y los exclusivos del Reino. No convirtamos nuestras comunidades en “sectas”, “clubes de iguales”, que se encierran en sí mismas y matan las posibilidades de caminar como pueblo de Dios y de inspiración por parte del Espíritu que des-ordena cualquier esquema que quiere apropiarse excluyentemente de la acción de Dios, impidiendo la lucha contra toda condena y asesinato del inocente: el peor y mayor pecado de la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *