Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 26 de octubre de 2020

Lc 13, 10-17: Quedó sana y daba gloria a Dios

Paulina Jaricot, fundadora (1862) Evaristo, papa y mártir (s. II) Primera lectura: Ef 4, 32—5, 8 Vivan en el amor Salmo responsorial: Sal 1, 1-4 y 6

Un sábado estaba Jesús enseñando en una sinagoga, 11cuando se presentó una mujer que llevaba dieciocho años padeciendo de un espíritu. Andaba encorvada, sin poder enderezarse completamente. 12Jesús, al verla, la llamó y le dijo: Mujer, quedas libre de tu enfermedad. 13Le impuso las manos y al punto se enderezó y daba gloria a Dios. 14El jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, intervino para decir a la gente: Hay seis días en que se debe trabajar. Vengan a hacerse curar esos días, y no en sábado. 15El Señor le respondió: ¡Hipócritas! Cualquiera de ustedes, aunque sea sábado, ¿no suelta al buey o al asno del pesebre para llevarlo a beber? 16Y a esta hija de Abrahán, a quién Satanás ha tenido atada dieciocho años, ¿no había que soltarle las ataduras en sábado? 17Cuando decía esto, sus adversarios se sentían confundidos, mientras que la gente se alegraba de las maravillas que realizaba.

Comentario

Una de las ciencias que más ha progresado los últimos años, sin duda, es la medicina. En estos tiempos es muy fácil medirse los niveles de glucosa con un pequeño aparato. Hay personas que dada su enfermedad necesitan dializarse todos los días, y lo hacen en su propio hogar con la ayuda del equipo necesario. A pesar de tanto avance, las enfermedades siguen evolucionando. En el evangelio, Lucas describe un escenario: un sábado, la sinagoga y el responsable de ella, una mujer enferma desde hace 18 años y Jesús, quién realiza la milagrosa curación de la mujer, en el día sagrado (sábado), en el espacio sagrado (sinagoga) y frente al jefe de ésta. Sin duda, Jesús era consciente de todo esto y, sin embargo, tomó la iniciativa de la curación y se arriesgó a presentar la novedad del Reino: liberar a los enfermos de Satanás, derrumbar el ritualismo y amar la vida. Jesús afirma que la vida de las personas es más importante que las leyes religiosas. ¿Quieres visitar a una enferma de tu comunidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *