Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 26 de noviembre de 2020

Lc 21, 20-28: Jerusalén será destruida

Santiago Alberione, fundador (1971) Primera lectura: Ap 18, 1-2.21-23; 19, 1-3.9a ¡Cayó la gran Babilonia! Salmo responsorial: Sal 99, 1-5

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Cuando vean a Jerusalén rodeada de ejércitos, sepan que está cercana su destrucción. 21Entonces los que estén en Judea escapen a los montes; los que estén dentro de la ciudad salgan al campo; los que estén en el campo no vuelvan a la ciudad. 22Porque es el día de la venganza, cuando se cumplirá todo lo que está escrito. 23¡Ay de las embarazadas y de las que tengan niños de pecho aquel día! Sobre el país vendrá una gran desgracia y sobre este pueblo soplará la ira de Dios. 24Caerán a filo de espada y serán llevados prisioneros a todos los países. Jerusalén será pisoteada por paganos, hasta que la época de los paganos se termine. 25Habrá señales en el sol, la luna y las estrellas. En la tierra se angustiarán los pueblos, desconcertados por el estruendo del mar y del oleaje. 26Los hombres desfallecerán de miedo, aguardando lo que le va a suceder al mundo; porque hasta las fuerzas del universo se tambalearán. 27Entonces verán al Hijo del Hombre que llega en una nube con gran poder y gloria. 28Cuando comience a suceder todo eso, enderécense y levanten la cabeza, porque ha llegado el día de su liberación.

Comentario

Seguimos hilando nuestra reflexión en torno a Jerusalén, y así vamos desentrañando el gran simbolismo bíblico que ella encierra por ser el centro sociocultural, político y religioso que aglutinó gran parte del proyecto de Israel como pueblo elegido por Dios para ser luz de las naciones. Pues bien, Jesús se encontró con una ciudad muy diferente a aquel ideal. Jerusalén se convirtió en el centro de una trama de alianzas entre poderosos que hicieron imposible la liberación del pueblo. Esta tensión será motivo de sucesivas invasiones y violencia contra la población más vulnerable. Este contraste nos acompaña para seguir reflexionando sobre las grandes oportunidades de vida y desarrollo que ofrecen hoy las grandes ciudades, así como las debilidades y amenazas que ellas generan. Una de las metas que se han fijado las Naciones Unidas hasta el 2030 es tener ciudades y comunidades sostenibles. Necesitamos mejorar la planificación y la gestión urbanas para que éstos espacios sean más inclusivos, seguros y resilientes. ¿Vives en una ciudad grande? ¿Qué aporta tu comunidad a los espacios urbanos?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *