fbpx

Evangelio del día y comentario – 26 de marzo de 2020

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Jn 5, 31-47: Hay uno que los acusa: Moisés

Braulio (651) Primera lectura: Éx 32, 7-14 Arrepiéntete de la amenaza Salmo responsorial: Sal 105, 19-20.21-22.23

En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos:… 37El Padre que me envió da testimonio de mí. Ustedes nunca han escuchado su voz, ni han visto su rostro, 38y su palabra no permanece en ustedes, porque al que él envió no le creen.39Estudian la Escritura pensando que encierra vida eterna, porque ella da testimonio de mí;40pero ustedes no quieren venir a mí para tener vida.41Yo no recibo honores de los hombres;42además yo sé que ustedes no poseen el amor de Dios.43Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me reciben; si otro viniera en nombre propio, lo recibirían.44¿Cómo pueden creer, si viven pendientes del honor que se dan unos a otros, en lugar de buscar el honor que sólo viene de Dios?45No piensen que seré yo el que los acuse ante el Padre; los acusará Moisés, en quien confían.46Porque si creyeran a Moisés, también creerían en mí, ya que él escribió acerca de mí.47Y si no creen lo que él escribió, ¿cómo creerán en mis palabras?

Comentario

Jesús lanza una seria acusación a los judíos que le escuchaban y se hace extensiva al pueblo cristiano de hoy: ustedes no poseen el amor de Dios. Jesús se los dice porque intuye que lo quieren matar. Quieren aniquilar la vida y la verdad que el propone para la humanidad. De esa manera Jesús se enfrenta y desenmascara a sus contradictores, que en definitiva son contradictores del Padre Dios. El evangelio de Juan deja claro que Jesús es el Hijo de Dios y que sólo Él es quien lleva a cabo el proyecto de vida que tiene el Padre en su plan de salvación para la humanidad. Ese plan consiste en que todo hombre y mujer llegue a ser hijo en el Hijo. Pero todo se define en la libertad humana. Aceptar a Jesús y su propuesta será el inicio del camino de la salvación, entiéndase ésta como humanización. Rechazarlo a Él y a su propuesta es signo de perdición, de deshumanización. Aceptemos a Jesús y su proyecto en nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *