Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 26 de agosto de 2020

Mt 23, 27-32: Sus padres asesinaron a los profetas

Teresa Journet (1897) María Baouardy (1878) Primera lectura: 2Tes 3, 6-10.16-18 Quien no trabaja, que no coma Salmo responsorial: Sal 127, 1-2.4-5

En aquel tiempo, Jesús habló diciendo: Ay de ustedes, letrados y fariseos hipócritas, que parecen sepulcros blanqueados: por fuera son hermosos, por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda clase de inmundicia! 28Así también son ustedes, por fuera parecen honrados delante de la gente, pero por dentro están llenos de hipocresía y maldad. 29¡Ay de ustedes, letrados y fariseos hipócritas, que construyen sepulcros grandiosos a los profetas y monumentos a los justos, 30mientras comentan: Si hubiéramos vivido en tiempo de nuestros antepasados, no habríamos participado en el asesinato de los profetas. 31Con lo cual reconocen que son descendientes de los que mataron a los profetas. 32Ustedes, pues, terminen de hacer lo que iniciaron sus antepasados.

Comentario

Lo exterior siempre es hermoso, luminoso y atrayente. Lo que más agrada a las personas: es lo bello y fastuoso de lo externo. Todo el tiempo el ser humano se ha dejado deslumbrar por el oro, el mármol, los grandes monumentos, los altares lujosos, los escenarios repletos de pompa y bella decoración. Pero Jesús va a lo más hondo. Él no se deja deslumbrar por las prácticas y los formalismos exteriores, ni por las aparentes bellezas que se muestran en el cumplimiento de la religión. El profeta, cuando está vivo, incomoda a los más religiosos de la sociedad; pero cuando muere le levantan monumentos y altares por doquier. Eso que Jesús criticó en el pasado sigue siendo el pan de cada día al interior de la Iglesia. Para la gente religiosa los que colocan el dedo en la llaga, los que piden justicia, no solo en la sociedad, sino también en la Iglesia, se convierten en personajes molestos; son reconocidos como herejes y de manera abierta o sutil son excluidos por las autoridades religiosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *